Usted está aquí: Inicio Artículos Valoración de los presupuestos para 2015 en Hego Euskal Herria

Valoración de los presupuestos para 2015 en Hego Euskal Herria

09/04/2015
Los presupuestos de 2015 del Gobierno Vasco y del Gobierno de Navarra han seguido diferentes caminos, ya que los primeros se han aprobado y no el de Navarra. No obstante, ambos presupuestos presentan grandes similitudes, como por ejemplo, el descenso del gasto público y anteponer el pago de la deuda al gasto social.

Estudios nº 35, Marzo de 2015

Resulta repetitivo afirmar que tanto el Gobierno de Urkullu como el de Barcina cuentan con un amplio margen para aumentar el gasto público, así lo demuestra la cada vez mayor diferencia de gasto con el entorno internacional, pero ésta es la única forma de dar una salida socialmente justa a una crisis que está destrozando la protección social.

Este informe se centra en ver la evolución del gasto público, y compararlo internacionalmente, lo cual demuestra las verdaderas prioridades de los Gobierno de Hego Euskal Herria. Esta es la principal forma de examinar la política de un Gobierno, viendo si prefiere destinar el dinero público a necesidades básicas o al pago de la deuda. Por esta razón también se incluye la valoración del Proyecto de Presupuesto del Gobierno de Navarra que fue rechazado por el Parlamento.

(...)

Conclusiones de la CAPV

Entre los ejercicios 2009 y 2015 el gasto del Gobierno Vasco en deuda pública ha crecido en 900 millones de euros . En ese mismo periodo, los recortes, en relación al PIB, llevados a cabo en salud (242 millones), educación (362 millones) y vivienda (118 millones) equivalen a 722 millones de euros. Los datos desmienten el discurso repetido del Gobierno de que no se aplican recortes. Sí se aplican, y están produciendo un deterioro de la calidad de los sistemas públicos de sanidad o educación, y están favoreciendo el aumento de la pobreza y de la desprotección social.

Si no se hubiese producido ese aumento de la deuda, con esos 900 millones se podrían haber evitado los recortes del Gobierno Vasco en salud, educación y vivienda (los mencionados 722 millones), y aún le sobraría para por ejemplo, hacer frente a las solicitudes de subvenciones por conciliación, o poder llevar una política contra la exclusión expansiva y no restrictiva como la actual.

La deuda del Gobierno Vasco se debe a la caída de los recursos públicos que se ha dado como consecuencia de la injusta política tributaria aplicada, y resulta por tanto, necesaria la reflexión sobre la legitimidad de esta deuda, así como sobre su devolución.

Pero los recortes del ejecutivo vasco en gasto no se ciñen al aumento de la deuda, ya que el gasto público ha experimentado un recorte de 1.200 millones de euros desde el ejercicio 2009, lo que evidencia que dejando al margen el pago de la deuda, el ejecutivo vasco ha reducido el gasto público en 300 millones de euros.

Además, las Haciendas Forales dejarán de ingresar en 2015 5.585 millones de euros por gastos fiscales, lo que significa que de no aplicar este tipo de desgravaciones, exenciones etc. de dudosa progresividad, sus ingresos podrían ser un 56% superiores a los que son en realidad.

Así que la falta de recursos públicos, al igual que los recortes en el gasto social, son una opción política, la opción por la que ha optado el Gobierno Vasco, junto a las Diputaciones Forales de la CAPV (instituciones gobernadas por partidos diferentes, como el PNV, EH Bildu y PP).

Esta posición política resulta aún más grave en una coyuntura económica como la actual, donde una mayor presión fiscal y un mayor gasto social son más necesarios que nunca.

Por tanto, es imprescindible un cambio radical de la política presupuestaria y de la política fiscal.

Nafarroa: valoración de la reforma fiscal

Esta reforma fiscal es totalmente rechazable. Por un lado, supone rebajar los impuestos a las rentas altas y del capital, avanzando hacia un sistema fiscal más injusto. Por otro lado, no aborda ninguna medida para luchar contra el fraude fiscal.

El PSN, que está demostrando una vez más que su política fiscal es la misma que la de UPN y PP, quiso jugar a marcar diferencias no dando su apoyo a la propuesta que hizo el Gobierno de Barcina en su día. Pero la reforma aprobada a proposición del PSN es igual en el fondo, si bien su coste para las arcas públicas aún será mayor.

(...)