Usted está aquí: Inicio Artículos Una victoria de cuatro estrellas de las kellyes del Hotel Ocidental Bilbao

Una victoria de cuatro estrellas de las kellyes del Hotel Ocidental Bilbao

14/03/2018
Hace un año las camareras de piso del Hotel Occidental Bilbao, más conocidas como Kellyes, consiguieron una victoria de 4 estrellas con 6 días de huelga. Hemos recogido el relato de aquel conflicto y lo hemos publicado en nuestra colección "Izan ta Esan". Aquí tienes el documento y la introducción del texto escrito por Aiala Elorrieta.

Hotel Occidental BilbaoIzan ta Esan 6

HOTEL OCCIDENTAL BILBAO: Una victoria de cuatro estrellas
Aiala Elorrieta

Descargar documento

Introducción

Seguro que, alguna vez, estando fuera de casa, os ha maravillado el orden y la limpieza del hotel en el que os encontráis, un orden y limpieza difíciles de mantener en nuestras casas. Todo reluce, todo está ordenado, las sábanas están limpias y planchadas… Pero, ¿qué hay detrás de tanta limpieza?

El objetivo de esta publicación es aproximaros a aquel conflicto, de manera que conozcáis de cerca las vivencias de estas mujeres. Queremos mostraros la explotación del sector de la hostelería, concretamente la que se oculta detrás de las estrellas del hotel Occidental-Bilbao

Nos gustaría creer que son los elfos domésticos los encargados de limpiar las habitaciones, pero la realidad es más prosaica: detrás de las relucientes sábanas y de los impolutos baños hay trabajo precario, trabajo que no se ve.

El conflicto que vamos a narrar es la huelga de las mujeres que hacen dicho trabajo, la de las trabajadoras de la empresa SAMSIC que contrata el hotel Barceló-Occidental de Bilbao para la limpieza de las habitaciones. Fue en marzo de 2017. El otro "protagonista" de la historia es la empresa hotel Barceló-Occidental que, vía outsourcing, tiene subcontratada la limpieza de las citadas habitaciones, la que no garantiza el derecho de subrogación... la que se niega a aplicar el convenio de hostelería. Todas estas características se combinan en un sector precarizado y feminizado; tenemos, pues, los ingredientes adecuados para que estalle una revuelta.

El outsourcing es una estrategia que se viene aplicando en el sector de la hostelería desde hace varios años, y son cada vez más las empresas que eliminan puestos de trabajo mediante dicho sistema para, inmediatamente después, las empresas subcontratadas se hagan con ellos, ofreciendo condiciones de miseria. El outsourcing significa que cuando el hotel cambia de empresa subcontratada, las trabajadoras y los trabajadores de esta tienen muchas posibilidades de quedarse sin trabajo. Significa, también, que el personal subcontratado va a tener peores condiciones laborales que la plantilla del hotel.

El 31 de marzo de 2017, estando a punto de finalizar el acuerdo de subcontratación de SAMSIC, las trabajadoras de esta empresa recibieron una amenaza directa: uno de los responsables de la gestión del hotel les notificó que no las querían en el establecimiento, que el servicio de limpieza de habitaciones se le adjudicaría a la empresa Constant y que, por tanto, iban a ser despedidas.  Constant, una gran empresa que trabaja en el sector de la hostelería, es la encargada de la limpieza de los hoteles NH y Nervión de Bilbao. También es conocida porque aplica a sus trabajadoras y trabajadores el convenio de empresa, en lugar de el de hostelería. La aplicación del citado vergonzoso convenio supone que los sueldos no llegan a los 800 euros, que las mujeres que limpian el hotel cobran apenas 2,22 euros por habitación.

El fin del acuerdo de subcontratación puso en riesgo inminente los puestos de trabajo de las empleadas de SAMSIC, que iban a ser despedidas el 31 de marzo. Conscientes de la gravedad de la situación, siete de ellas optaron por la huelga, con el apoyo de nuestro sindicato.

El objetivo de esta publicación es aproximaros a aquel conflicto, de manera que conozcáis de cerca las vivencias de estas mujeres. Queremos mostraros la explotación del sector de la hostelería, concretamente la que se oculta detrás de las estrellas del hotel Occidental-Bilbao, y, al mismo tiempo, queremos subrayar la capacidad que tiene la clase trabajadora de cambiar las cosas cuando decide organizarse. El fenómeno del outsourcing se va extendiendo, especialmente en el sector de la hostelería, pero también en otros. Sin embargo, también va aumentando el número de victorias que consiguen las trabajadoras y los trabajadores de este sector cuando deciden organizarse.