¿Trabajar para vivir o vivir para trabajar?

2019/01/08
Se elija lo que se elija, queremos siempre que nuestras horas de trabajo sean gratificantes. Pero la verdad es que nos lo ponen difícil.

Unai OñederraUnai Oñederra, Manu Robles-Arangiz Institutua (este artículo ha sido publicado en Landeia)

Motivación, comunicación, inteligencia emocional, liderazgo, emprendimiento, mindfulness, coaching... Desayuno con el gerente, patinaje en familia con la empresa, dinámicas de grupo en buenos hoteles, carreras de empresa… Participación de los trabajadores, transparencia, referéndums… La patronal, los parlamentos, los gobiernos, los gurús… nos hablan de una nueva cultura de empresa; los libros de autoayuda se convierten en bestsellers… El neoliberalismo nos ha traído un nuevo “sentido común”.

La participación, la transparencia, la comunicación, la motivación… son para otros trabajadores

El cambio es la nueva normalidad. La innovación, constante. La flexibilidad, imprescindible. La economía del conocimiento, la Industria 4.0… son parte de nuestro futuro próximo. Los nuevos trabajadores buscan retos, sueños, libertad… La rutina les produce urticaria; quieren moverse continuamente, ir siempre de un lado a otro. Ese es el discurso; pero, ¿es la realidad?

Las trabajadoras de los hoteles NH y Barceló de Bilbao cobraban 2,5euros por habitación que limpiaban. Apenas llegaban a cobrar 800 euros mensuales. Pero tras más de un mes de huelga, el 18 de diciembre de 2018 han alcanzado un acuerdo que mejora notablemente su situación.

Las trabajadoras de la limpieza de comisarías y juzgados de Gipuzkoa cobran entre un 7 % y un 13 % menos que el personal de limpieza de las calles, y llevan en huelga desde el 19 de septiembre de 2018.

En el centro Tabakalera de Donostia, supuesto modelo de innovación, los sueldos de los intermediarios de la biblioteca Ubik no llegan ni a 1.000 euros al mes, pese a tener titulación superior, dominar varios idiomas y trabajar en el ámbito de la economía del conocimiento. Además, están obligados a trabajar sábados y domingos, con horarios asfixiantes y sin poder disfrutar de vacaciones. Llevan en huelga indefinida desde el 22 de diciembre de 2018.

¿Y la nueva cultura de empresa?

¡Ah, sí! Estos trabajadores son subcontratados, “externalizados”, totalmente precarizados…, para que las administraciones públicas y las empresas, respectivamente, ahorren y ganen dinero.

La participación, la transparencia, la comunicación, la motivación… son para otros trabajadores. Por ejemplo, para los de DHL-Mercedes, de Gasteiz. El investigador de la UPV/EHU Jon Las Heras ha narrado en un documento publicado por el Instituto Manu Robles-Arangiz lo acaecido en dicha empresa desde que se implantó la nueva cultura de empresa, allá por el 2013. Merece la pena leerlo. Sin ánimo de “destripar” (hacer spoiler) el trabajo de Jon Las Heras, podemos afirmar que el bonito discurso del neoliberalismo esconde una cruda realidad, incluso en las empresas en las que se aplica la nueva cultura empresarial.

Los directivos delegan su autoridad y ofrecen plena libertad a los empleados… para que se comprometan al cien por cien con los clientes. He ahí el nuevo control interno. He ahí la autoexplotación He ahí la manera de multiplicar la dedicación y el número de horas trabajadas. He ahí la invasión de la vida. Ansiedad, medicación y meditación: ¿por qué, para qué y para quién estoy perdiendo mi vida?