Usted está aquí: Inicio Artículos Todo por unas entidades financieras sin escrúpulos

Todo por unas entidades financieras sin escrúpulos

22/07/2013
Las entidades financieras han tenido, y siguen teniendo, protagonismo en los últimos años. Causantes de la actual fase de crisis, raro es el día en el que no tenemos noticias sobre, por ejemplo, las ayudas que reciben, los sueldos y las pensiones millonarias de sus directivos, o de los desahucios que llevan a cabo. En relación a este tema, Eurostat ha publicado información sobre el impacto que ha tenido el apoyo a las instituciones financieras en los distintos estados de la Unión Europea de los 27.

Boletin 23 del Gabinete de Estudios de ELADel Boletín 23 del Gabinete de Estudios de ELA

Aunque 8 de éstos no han suministrado información, y con independencia de que en el conjunto de los estados puede haber ayudas destinadas al sector financiero que no se hayan contabilizado en el déficit, su análisis nos lleva a conclusiones interesantes.

la Asociación Española de Banca (AEB) cuantifica en 75.352 millones las ayudas públicas destinadas al sector financiero en el Estado español

De los 19 estados que suministraron información, fueron 13 los que aumentaron su déficit al transferir capital a las entidades financieras, entre los que se encuentra, por supuesto, el Estado español. La ayuda a las entidades financieras supuso en el Estado un 3,6% del PIB en el ejercicio 2012, cifra que se sitúa muy por encima de la media de la UE-27, donde estas ayudas supusieron en ese ejercicio un 0,4% del PIB. Si el Estado español hubiera realizado el mismo esfuerzo que la media de la Unión en socorrer al sector financiero, tendría que haber inyectado 33.500 millones de euros menos de los que hizo.

En cuanto al resto de estados, tan sólo Grecia (4% del PIB) realizó un mayor esfuerzo que el Estado para ayudar al sector financiero en la toda la UE- 27. El resto de estados destinaron menos del 1% de su PIB a esta “labor”.

Entrando a analizar cifras concretas de las ayudas recibidas por las entidades del Estado, podemos observar que el Banco Financiero y de Ahorros, S.A.-Bankia, recibió 18.302 millones de euros entre conversión de preferentes y suscripción de capital en el ejercicio 2012, Catalunya Bank 9.408, Novagalicia 5.135, y el Banco de Valencia 5.498, de forma que la cuantía total de las ayudas que recibieron ascendió a 38.343 millones de euros. Sumando las cantidades recibidas desde el 2008, la cuantía recibida por las entidades financieras del Estado español ascendería a 45.092 millones de euros.

La ayuda a las entidades financieras supuso en el Estado un 3,6% del PIB en el ejercicio 2012, cifra que se sitúa muy por encima de la media de la UE-27, donde estas ayudas supusieron en ese ejercicio un 0,4% del PIB

Además de la información del Eurostat sobre las transferencias de capital que se contabilizan en el déficit, existen otras ayudas que no se recogen en esta contabilidad. Así, por ejemplo, la información publicada por la Asociación Española de Banca (AEB) cuantifica en 75.352 millones las ayudas públicas destinadas al sector financiero en el Estado español.

Según esta asociación, el sector financiero ha perdido 38.741 empleos entre diciembre de 2007 y diciembre de 2012, lo que supone un 14% del total del empleo de ese sector. Con 32.260, las Cajas de Ahorros serían las que más empleo han destruido, con un 24% de su empleo, lo que supone una pérdida de uno de cada cuatro empleos. Con 5.790 puestos de trabajo, los bancos han perdido el 5% de su empleo en este periodo y las cooperativas, con 691 empleos, un 3%.

La conclusión es clara: las entidades financieras se benefician de fondos públicos, financiados por el conjunto de la sociedad, sin mostrar ningún escrúpulo a la hora de desprenderse de su personal como se ha visto, ni a la hora, por ejemplo, de ejecutar desahucios y dejar a la gente en la calle.