Usted está aquí: Inicio Artículos Tiempos de cambio (luces de alarma en Confebask)

Tiempos de cambio (luces de alarma en Confebask)

07/12/2016
[...] Es importante resaltar la reanudación del diálogo entre la patronal Confebask y los sindicatos ELA, LAB, CCOO y UGT para blindar el marco de los convenios vascos frente a los de ámbito estatal por lo que supone de una magnifica novedad tras muchos años de desencuentros y de no profundizar en una cuestión que es clave en este país y que, como hemos visto, no ha quedado resuelta por la reforma laboral, tan alegremente saludada por los empresarios en julio de 2013, por lo que suponía de desaparición de la ultraactividad en los convenios.

Carlos Etxeberri (artículo publicado en Noticias de Gipuzkoa)

En principio que la patronal y los sindicatos se comprometan a blindar los convenios vascos frente a los estatales por razones de todo punto de vista lógicas, -si se tiene en cuenta que los ámbitos de aplicación tanto económica y social son radicalmente diferentes-, no debería ser considerado como un hecho extraordinario, como algunos pretenden, sino que la pregunta que hay que hacerse es por qué Confebask lo plantea ahora y no antes, cuando todo el mundo sabía de las consecuencias negativas de la reforma laboral.

La pregunta que hay que hacerse es por qué Confebask lo plantea ahora y no antes, cuando todo el mundo sabía de las consecuencias negativas de la reforma laboral

Como no parece que Confebask se haya caído ahora del caballo como San Pablo y haya descubierto las bondades del Marco Vasco de Relaciones Laborales, -que defiende el PNV en su programa en las elecciones al Congreso de Madrid y que aparece de manera sutil en el acuerdo de gobierno con el PSE-, habrá que colegir que los intereses de la patronal vasca para convocar esta reunión con los representantes sindicales puede obedecer a otras razones que, hasta ahora, no han aflorado públicamente.

Y este cambio de actitud de Confebask de comprometerse en el blindaje de la negociación colectiva vasca sin ninguna condición, -cuando en el año 2011 pedía a los sindicatos paz social a cambio de iniciar las negociaciones para alcanzar un acuerdo interprofesional que, evidentemente, no se materializaron-, puede estar relacionado con la necesidad de reafirmar la exclusividad en la negociación colectiva frente a nuevas asociaciones patronales que han surgido y aquellas de tipo sectorial que han firmado convenios provinciales, en donde la entidad liderada por Roberto Larrañaga no tiene presencia.

La aparición de la nueva patronal Garen y la firma en Bizkaia de convenios en el sector de la Hostelería y del comercio textil con las asociaciones patronales del sector han podido encender las luces de alarma en Confebask ante la posibilidad de perder el control en la interlocución con los sindicatos y ha provocado el inicio de una negociación con las centrales a partir de un documento sencillo en su contenido y que debe ser ampliado en la reunión que celebrarán el próximo 10 de enero.

La aparición de la nueva patronal Garen y la firma en Bizkaia de convenios en el sector de la Hostelería y del comercio textil con las asociaciones patronales del sector han podido encender las luces de alarma en Confebask

Mientras desde el Gobierno Vasco se podrían dar pasos a la hora de clarificar la representación que tienen las asociaciones patronales, tanto las viejas como las nuevas, para romper con una situación que no aporta nada y dar carta de naturaleza a una realidad existente y hasta ahora desconocida. Su conocimiento es del todo simple a partir de constatar el número de empresas asociadas y la plantilla de trabajadores que disponen. De esa forma se acabarían los problemas que en este momento pueden existir.

Ya no vale decir que se pertenece a la Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) para argumentar que se tiene legitimidad para estar en una mesa intersectorial, sino que habría que demostrar que se tiene al menos el 15% de representación. Es muy difícil cambiar de paradigma de un día para otro, cuando, hasta ahora, la interlocución empresarial ha sido unívoca y, por lo tanto, cómoda a la hora de la gestión. [...]