Usted está aquí: Inicio Artículos Quo vaditis urkullu-uriarte?

Quo vaditis urkullu-uriarte?

30/10/2014
Estamos totalmente en contra de la LOMCE”, “es el paradigma de una ley sin respaldo ni consenso”, “parte de un diagnóstico equivocado de la realidad educativa vasca”, “es una ley recentralizadora”, “supone un retroceso de más de veinte años”... Urkullu y Uriarte dixerunt. En eso estamos de acuerdo. Se trata del mayor ataque a la educación vasca en los últimos 40 años. Una ley impuesta, que supone una terrible involución pedagógica, un grave retroceso en el funcionamiento democrático de la escuela, con una visión tremendamente mercantilista de la educación, totalmente centralizadora, que trata de imponer la ideología social, política y moral de la ultraderecha española y aniquilar las visiones diferentes o realidades sociales, políticas, culturales o lingüísticas que no le gustan al PP. “La reforma busca españolizar a los alumnos”, en palabras del ministro Wert.

Xabier Irastorza, ELA irakaskuntza, Landeia 200.

Estamos totalmente en contra de la LOMCE”, “es el paradigma de una ley sin respaldo ni consenso”, “parte de un diagnóstico equivocado de la realidad educativa vasca”, “es una ley recentralizadora”, “supone un retroceso de más de veinte años”... Urkullu y Uriarte dixerunt. En eso estamos de acuerdo. Se trata del mayor ataque a la educación vasca en los últimos 40 años. Una ley impuesta, que supone una terrible involución pedagógica, un grave retroceso en el funcionamiento democrático de la escuela, con una visión tremendamente mercantilista de la educación, totalmente centralizadora, que trata de imponer la ideología social, política y moral de la ultraderecha española y aniquilar las visiones diferentes o realidades sociales, políticas, culturales o lingüísticas que no le gustan al PP. “La reforma busca españolizar a los alumnos”, en palabras del ministro Wert.

Y ante semejante ataque, ¿qué es lo que plantea el Gobierno Vasco? El 29 de septiembre, el mismo día en el que a velocidad supersónica el mismo tribunal ante el que han recurrido la LOMCE suspendió la Ley de consultas del parlamento catalán, nos enteramos a través de los medios de comunicación y de los boletines oficiales que Montoro y Erkoreka –sí, sí, Montoro y Erkoreka– habían llegado a un acuerdo el pasado 29 de agosto –sí, sí, el 29 de agosto– para “salvaguardar” el euskara y los consejos escolares de la reforma educativa.

Según el Lehendakari, “hemos negociado con tenacidad y discreción durante seis meses”. Llamar discreción al ocultamiento, a la falta de transparencia, participación y diálogo o a la negociación secreta entre élites, mantenerlo oculto durante un mes y sacarlo a la luz según interese al gobierno, no deja de ser un eufemismo cuando no una tomadura de pelo. Y sobre lo tenaz de la posición “negociadora” del Gobierno Vasco sólo cabe decir que los frutos de semejante tenacidad más bien han sido escasos. Es cierto que es positivo que se decida aquí sobre las funciones de los consejos escolares, pero queda ver si eso supone avanzar en participación y en funcionamiento democrático de los centros educativos.

Respecto a la “salvaguarda” del euskera, este acuerdo no hace más que ratificar el alcanzado seis meses antes, el 12 de abril de 2014. Un acuerdo que no supone ningún avance en dar respuesta a las necesidades que tiene nuestro sistema educativo, y se quiere presentar como logro lo que en realidad supone una grave limitación de nuestro desarrollo educativo.

Existe un acuerdo generalizado entre la comunidad educativa vasca y los agentes que trabajan en la normalización del euskara, compartido por anteriores gobiernos vascos, en que los modelos lingüísticos no logran la euskaldunización del alumnado y que para ello son imprescindibles modelos de inmersión lingüística o aquéllos que tienen al euskara como lengua vehicular.

Precisamente, la reforma educativa tiene como objetivo prohibir los modelos de inmersión que se aplican en Cataluña o en Baleares y tan necesarios en Euskal Herria. El acuerdo da cobertura, precisamente, a este planteamiento del gobierno español.

¿Y el resto de graves contenidos de la reforma educativa? ¿Lo dejan a expensas del recurso planteado ante un tribunal que el mismo PNV consideró tribunal político bajo el control del estado cuyas sentencias se emitían al servicio de éste? Lo acabamos de ver en el caso catalán.

¿O pretenden hacerles frente mediante los “decretos” del Gobierno Vasco recogidos en el plan Heziberri 2020 o la Ley de Educación Vasca que pueda aprobar el Parlamento vasco para hacer frente a una Ley Orgánica del Estado que ha previsto y establecido todos los mecanismos de control?

Si la prioridad del Gobierno Vasco es “proteger al alumnado y nuestro sistema educativo” no puede permitir que se implante la LOMCE, ni en este curso ni en posteriores. Y para ello sólo le queda la confrontación democrática con el estado. Ejemplos ya los tiene.

Lo correcto es desobedecer. Decía José Martí que “una persona que se conforma con obedecer leyes injustas y permite que pisen el país en que nació los hombres que lo maltratan no es una persona honrada”, o en boca de Mahatma Gandhi: “Cuando una ley es injusta lo correcto es desobedecer”.

Eso es precisamente lo que hemos reivindicado el 11 de octubre en las cuatro capitales de Hego Euskal Herria: “LOMCEri EZ! Euskal Herrian gure hezkuntza eraiki”.

Quo vaditis urkullu-uriarte?