Usted está aquí: Inicio Artículos Quim Arrufat: la soberanía es el centro del debate que debemos tener las clases populares

Quim Arrufat: la soberanía es el centro del debate que debemos tener las clases populares

01/07/2016
"Si el PP gana las elecciones en el estado español, vamos a generar un conflicto muy grande. No estamos dispuestos a seguir gobernados por un partido político tan minoritario en como es el PP, que oscila entre el 5 y 7% de los votos emitidos en Cataluña." Conferencia de Quim Arrufat, responsable internacional de la CUP, en Gasteiz el 16 de junio, dentro del seminario "Soberanía nacional y cuestión social", organizado por el sindicato ELA.

Esta conferencia la pronunció en el seminario "Soberanía nacional y cuestión social"

"Catalanismo político ha existido desde hace 100 o 120 años. Nunca ha sido independentista en su mayoría. Siempre ha habido corrientes independentistas que lo han planteado en su momento, pero la concepción de la soberanía, profundamente social y radicalmente democrática, ha estado en el corazón de toda expresión política de la clase obrera en Cataluña."

"El proceso aspira a una cosa que el catalanismo ha aspirado siempre: construir una sociedad radicalmente democrática para uno mismo, y contribuir a reformar el Estado español, que es quien tiene la soberanía sobre nosotros."

La soberanía no es una cuestión de independencia sí o no. La soberanía es el núcleo, el centro del debate político que tenemos que tener las clases populares en el conjunto de Estado español, y en el conjunto de Europa

"Este catalanismo siempre ha estado dividido en dos paradigmas:
1. Catalanismoa de la clase obrera que aspira a tres cosas: soberanía, socialismo (o justicia social) y democracia.
2. Nacionalismo conservador de la burguesia, que aspira a otras tres: Lengua, poder y dinero.
Estas dos corrientes siguen existiendo. La burguesía sigue buscando blinda la lengua (la cultura), blindar el poder y obtener más dinero.
Ambas concepciones se han unido en el proceso independentista, para coseguir el único objetivo común que los une la independencia. Esa conjunción es la fortaleza del movimiento independentista, pero puede ser a su vez, su debilidad."

"El ciclo electoral español paraliza el proceso constituyente. Si paralizas el proceso por el objetivo común, surgen las disparidades. Dificilmente se puede construir algo en común, más allá del punto en común del proceso constituyente."

La concepción de la soberanía, profundamente social y radicalmente democrática, ha estado en el corazón de toda expresión política de la clase obrera en Cataluña

"La soberanía no es una cuestión de independencia sí o no. La soberanía es el núcleo, el centro del debate político que tenemos que tener las clases populares en el conjunto de Estado español, y en el conjunto de Europa, es decir, la falta de soberanía: no decidimos nosotros nada, deciden por nosotros, todo el rato, instituciones que no han sido elegidasdemocraticamente. Esa es la cuestión central. Con lo cual, soberanía no se construye unicamente obteniendo un marco nacional propio, o una nueva constitución. Esos pueden ser instrumentos que ayuden en algunos casos a recuperar soberanía para la gente, a blindarla de la intervención de otras instituciones o de otros mercados, pero la soberanía no se da por un cambio repentino, simplemente por la independencia sí o no de un estado, porque el Estado español mismo no tiene soberanía. Para imponerse a nosotros tiene mogollón, pero para imponerse sobre otros agentes exteriores no tiene ninguna."

"Desde los municipios se tienen que ir construyendo espacios de soberanía (desde apertura de espacios de democracia directa hasta la remunicipalización de todos los servicios públicos privatizados o externalizados). Las políticas municipales son un buen termometro para medir si nos dedicamos solamente a redistribuir el presupuesto o si estás construyendo espacios que recuperen esapcios de soberanía popular y democráticos."