Usted está aquí: Inicio Artículos ¿Qué es la economía feminista?

¿Qué es la economía feminista?

17/10/2012
Durante los días 12 a 14 de octubre se realizaron las jornadas estatales de decrecimiento en Gasteiz. El 13 organizaron un diálogo entre la economía feminista y la ecologista con Amaia Perez Orozco y Joan Martinez Alier. Aquí ofrecemos los vídeos de lo que Amaia Perez Orozco dijo sobre la economía feminista

1) ¿Cuáles son los fundamento de la economía feminista?

Amaia Perez Orozco: "La economía feminista es muy diversa. Aquí es una corriente de pensamiento económico pero en algunos lugares, como América latina, está más ligada a una práctica. Uno de sus objetivos principales es romper con la idea de que la economía está separada de la vida y de la política. Y sus dos principios generales son: 1) Descentrar los mercados capitalistas y poner la vida en el centro. 2) Toda la economía está atravesada por relaciones heteropatriarcales."

2) ¿Qué entiende la economía feminista por vida?

Amaia Perez Orozco: "Cuando hablamos de sostener la vida, lo primero que deberemos hacer es definir qué vida es la que hay que sostener; qué entendemos por una vida que merece la pena ser sostenida. Y al hablar de eso tenemos que luchar contra la ilusión capitalista de que las personas somos autosuficientes a través del trabajo remunerado, ese buscar la realización individual mediante la autosuficiencia. Pero eso no es real. La vida es vulnerable, es precaria. La vida sólo es si se cuida, y la única forma de acerlo es mediante la interdependencia. La manera de mantener esa ilusión de autosuficiencia es mediante la explotación."

3) ¿Son compatibles la economía feminista y el capitalismo?

Amaia Perez Orozco: "La economía feminista convierte el conflicto capital-trabajo del marxismo en conflicto capital-vida. El sostenimiento de la vida es sólo un medio para la acumulación de capital. Se invierte sólo en aquello que genera beneficio, pero hay muchas dimensiones de la vida y vidas enteras que no son rentables para el mercado. Son las necesidades del capital las que están organizandolo todo, y la sostenibilidad de la vida está privatizada, feminizada e invisibilizada. Los cuidados se encargan de arreglar los desperfectos que genera el mercado. La única manera de que se mantenga en pie un sistema que ataca la vida es no viendo el conflicto entre capitalismo y vida. Por lo tanto capitalismo y economía feminista no son compatibles ni lo han sido nunca, ya que en la época dorada del capitalismo el estado de bienestar fue posible gracias al expolio de los recursos naturales, de los pueblos del Sur y de los trabajos de cuidado. Con el estado de bienestar se intentó reconciliar lo irreconciliable: las necesidades del capital y las necesidades de las personas."