Propuesta de ELA a favor del empleo digno y de calidad

2013/05/21
En el mes de abril, el número de personas inscritas en las listas de los Servicios Públicos de Empleo en Hego Euskal Herria ha sido de 233.033, 20.232 más que hace un año. Mientras que el número de personas desempleadas en un año ha aumentado en un 9,5% en Hego Euskal Herria, lo ha hecho en un 2% en la UE-27. De igual forma, la tasa de desempleo se ha situado en el 17,7% en Hego Euskal Herria, 6,8 puntos por encima de la europea (10,9%). Además, el 93% de los contratos que se firman siguen siendo temporales.

Del Boletín 20 del Gabinete de Estudios de ELA

Ante esta realidad en ELA tenemos alternativa a favor del empleo digno y de calidad. Proponemos:

1. Un cambio radical en las políticas presupuestarias y fiscales que se vienen aplicando.

2. Desarrollar el sector público, en especial los servicios públicos que tienen que ver con el Estado del Bienestar. En Euskal Herria el nivel de gasto público en protección social (24,5% del PIB) es muy inferior al de la media europea (29,4% del PIB), lo que repercute en un menor nivel de coberturas sociales y de empleo. Es necesario aumentar el nivel de empleo público en sanidad, educación, servicios sociales, transporte, etc. Como se ve, mejorar la protección social conlleva un mayor nivel de empleo de calidad.

3. Reducir la jornada sin reducción de salario. El fuerte aumento del desempleo que se viene produciendo va de la mano de un aumento de la productividad, que va a parar a los excedentes empresariales. Es decir, se está produciendo una distribución de la riqueza en la que la parte de las rentas de trabajo es cada vez menor, favoreciendo a las rentas empresariales y del capital. La reducción de la jornada a 35 horas, sin reducción salarial, es una política de creación de empleo y que es perfectamente posible si se acepta una distribución de la riqueza más justa.

4. Aumentar de salarios por encima del IPC y niveles dignos de coberturas sociales.

5. Un salario mínimo digno y establecimiento de una renta máxima autorizada. El salario mínimo debería ser una herramienta para garantizar unas condiciones laborales y de vida dignas. Sin embargo, la cuantía fijada en el estado español (645,3 euros al mes, 748,3 si se incluye la parte proporcional de pagas extras) es una cantidad a todas luces insuficiente. Es, además, muy inferior a los más de 1.400 euros que se establecen en Francia, Países Bajos, Irlanda o Bélgica o a los 1.801 euros de Luxemburgo. También es importante establecer un ingreso máximo autorizado, que evite la enorme concentración de riqueza. Es una cuestión de justicia social, democracia y de respeto al planeta (hay que establecer límites a la depredación de un planeta finito).

6. Modificar radicalmente actuación de las entidades financieras. Es necesario revertir la bancarización de las Cajas de Ahorro (Kutxabank, CAN). Asimismo, hay que reorientar la actuación del sistema financiero, para que se centre en la provisión de crédito a las familias y a las empresas, eliminando la especulación y prohibiendo las actuaciones que tienen que ver con la evasión de impuestos (incluidos los paraísos fiscales). El principal problema de muchas empresas vascas es la inexistencia de crédito, que afecta también a empresas solventes y con productos con futuro. El actual sistema financiero no da respuesta a las necesidades existentes, debido a determinadas prácticas especulativas que no deben tener lugar.

7. Política industrial. Se debe garantizar la financiación (de inversiones, I+D+I o circulante) para las empresas que tienen un proyecto y producto con futuro. Por otro lado, el Gobierno Vasco y el Gobierno de Navarra deberían definir los sectores estratégicos y desarrollar planes concretos para su impulso. Son imprescindibles los proyectos y planes para impulsar sinergias entre empresas que ofrecen productos complementarios.

8. Impulsar los empleos verdes.

9. Dar marcha atrás en las reformas de pensiones, laborales y de negociación colectiva aprobadas en los últimos años.

10. Desarrollar un Servicio Público de Empleo potente y un modelo de formación de calidad, que responda a las necesidades reales existentes en HEH.