Usted está aquí: Inicio Artículos Plantarle cara a la reforma laboral

Plantarle cara a la reforma laboral

05/06/2012
La reforma laboral y de la negociación colectiva más dura de los últimos años vulnera derechos esenciales de los y las trabajadoras. Rajoy ha querido dar un poder absoluto a los empresarios/ as, convirtiendo a la clase trabajadora en mercancía. Esta situación, que empeora cada día, obliga a informarse y a aunar esfuerzos para luchar contra una patronal crecida.

Tomado de la revista Hango Hemengo

Algunas preguntas sobre los contenidos de la reforma: ¿Me afecta la reforma aunque tenga papeles y un trabajo? Sí. Afecta a todos los y las trabajadoras, de cualquier sector.

¿Se ha flexibilizado el despido? Sí. Se amplían las “causas” para que un despido sea procedente por motivos económicos. Ahora, las empresas que quieran realizar un ERE y, por tanto, pagar la indemnización mínima, no necesitan el visto bueno de la Autoridad Laboral.

¿En qué cambian las indemnizaciones por despido? Depende si es despido “procedente” o “improcedente”.

* Procedente (por causas económicas, organizativas, etc.) indemnización de 20 días por año trabajado con un tope de 12 mensuali - dades.

* Improcedente: La indemnización pasa a 33 días por año trabajado para un máximo de 24 mensualidades a partir de febrero de 2012, y de 45 días por año trabajado y hasta un máximo de 42 mensualidades acumulables hasta el 13 de febrero de 2012.

¿Se puede despedir por faltas de asistencia al trabajo? Sí. El despido por faltar al trabajo se considera procedente cuando se produzcan faltas intermitentes (justificadas o no) que supongan 9 días en 2 meses consecutivos o el 25% en 4 meses discontinuos, en un periodo de 12 meses.

¿Durante cuánto tiempo puedo trabajar temporalmente? Se sigue permitiendo el encadenamiento de contratos temporales por más de 2 años seguidos. Hasta el 31 de diciembre de 2012.

¿El empleador/a puede cambiar condiciones de mi contrato? Sí. Puede cambiar: jornada, horario, funciones e incluso sueldo.

¿Cómo es el nuevo contrato indefinido y quién puede hacerlo? Para emprendedores/as, empresas o autónomos con menos de 50 trabajadores/as, a jornada completa y con período de prueba de 1 año.

¿Cómo se ha cambiado el contrato de formación o aprendizaje? Amplía su duración a 3 años (mínimo 1 año), que la misma u otra empresa no podrá prolongar, siempre y cuando el trabajador/a realice la actividad para la que fue contratado en primer lugar, “pero sí para una actividad distinta”. Se mantiene la edad máxima de 30 años para formalización, si la tasa de desempleo no baja del 15% (entonces pasará a ser de 25 años). La reforma se esta tramitando como proyecto de Ley, así que puede tener modificaciones a través de las enmiendas.

La población inmigrante, con la Reforma está doblemente afectada, ya que al recorte laboral se le suma la Ley de Extranjería. La reforma laboral está inspirada en el modelo de explotación que vienen sufriendo durante muchos años, incluso en tiempos de bonaza económica.

Para trabajar, la gente inmigrante necesita permiso de trabajo, y para renovarlo le exigen contratos de calidad que, con la reforma escasean o desaparecen. Si no se tiene quedan en la total indefensión, en la economía sumergida y en la clandestinidad. La reforma no va ha generar más empleo ni reducirá la precariedad laboral, al contrario, arroja a mucha gente inmigrante a la pobreza absoluta. En definitiva, es un ataque directo a las miles de personas trabajadoras y, entre ellas, a las inmigrantes que han decidido vivir en Euskal Herria. Un reto que obliga a pensar como un trabajador o trabajadora de aquí. A luchar por no perder condiciones laborales que han sido conquistadas con luchas sociales y que muchas personas inmigrantes las han alcanzado a lo largo de años.

Con estas medidas tan duras que abaratan y facilitan el despido, precarizan el empleo, permiten bajar los salarios, etc, ELA cree que no hay otra opción que la de organizarse. Y para darle la vuelta es muy importante afiliarse al sindicato, porque la fuerza estará en la organización colectiva. Juntos y juntas, independientemente de dónde seamos, podemos pelear y ser el poder real en las empresa.