PAI: sobredosis de inglés en la educación navarra

2016/12/21
A quienes lean esta revista de Landeia en la CAPV quizá les parezca pintoresco este artículo, pero teniendo en cuenta las recientes elecciones autonómicas y la carrera entre los diferentes partidos por ver quién inyecta más inglés en el sistema educativo -siguiendo la ola en boga en el estado español- creo que el mismo tiene razón de ser.

Juan Pedro UrabayenJaun Pedro Urabayen, ELA irakaskuntza (artículo publicado en Landeia)

Hay que tumbar la PAI

Moreno Cabrera:"El PAI es la herramienta perfecta para aislar el euskera"

No digamos nada para quienes lo lean en Iparralde, donde el primer idioma extranjero se introduce desde 1º de primaria con hora y media semanal, y el segundo (español, inglés, alemán, árabe, chino, japonés, italiano, hebreo, neerlandés, portugués o ruso) desde 1º de ESO, con dos horas y media, priorizando lo oral y reforzando la exposición al idioma con miles de profesores nativos provenientes de decenas de países extranjeros, proponiendo mil películas de patrimonio mundial en versión original en todos los institutos, realizando videoconferencias en las escuelas para favorecer el contacto con interlocutores nativos y participando en intercambios virtuales y reales con centros de otros países, sin impartir ninguna materia en inglés salvo en las secciones internacionales para colectivos muy específicos.

La mezcla de nacionalismo español estrictamente monolingüe y de asunción acomplejada del colonialismo del inglés, tan ligado al neoliberalismo rampante, han creado en todo el estado español una tendencia a extender en la escuela los mal llamados programas bilingües y trilingües

Mientras tanto, algunos vivimos en un Reyno de diversidad donde el inglés tiene más cabida en la escuela que el euskara, y donde la recuperación del autogobierno tras la muerte del dictador no trajo la generalización del aprendizaje en la escuela del idioma propio, que quedó limitada a una zona, denominada desde entonces vascófona. En esto no se siguió el ejemplo de la CAPV, que puso a la totalidad del alumnado en contacto con el euskera, y mucho menos el de Cataluña o Baleares, que establecieron la inmersión en catalán para todos los escolares.

La mezcla de nacionalismo español estrictamente monolingüe y de asunción acomplejada del colonialismo del inglés, tan ligado al neoliberalismo rampante, han creado en todo el estado español una tendencia a extender en la escuela los mal llamados programas bilingües, allí donde no hay lengua autonómica, y trilingües, donde la hay. La fundación FAES del PP ha sido potente impulsora de ello, como puede comprobarse leyendo las actas de su congreso de 2007 titulado ¿Libertad o coacción? Políticas lingüísticas y nacionalismos en España. Esto ha afectado, primeramente, a las comunidades gobernadas en la década anterior por el PP, como la madrileña, gallega, valenciana, balear o navarra, pero también, paulatinamente, a las demás.

Hacerlo invadiendo el 40% del horario estudiando en inglés las materias, cuyos currículos quedan vaciados de contenidos y sacrificando la equidad por el sobreesfuerzo inasumible para tantas criaturas es un fraude monumental que debería ser motivo para una comisión de investigación

Sólo allí donde está asentado desde la Transición un sistema educativo con inmersión en catalán y aprendizaje también garantizado del castellano y suficiente de las lenguas extranjeras, se ha evitado caer en esa moda. Cataluña ha quedado libre de ella, y en Baleares todo el arco político, sindical y social supo reaccionar a la altura de la amenaza cuando el PP allí gobernante intentó implantarla. El lehendakari López y su consejera Celaá comenzaron a experimentar con un trilingüismo que el PNV en la oposición criticó, pero que una vez en el gobierno tiene tentaciones de continuar. EL PSOE echó una mano a su federación balear recurriéndolo por inconstitucional con la firma de 50 senadores, incluida la líder navarra María Chivite, pero no duda en ser incoherente defendiéndolo ardorosamente en otras comunidades, como la Navarra.

En la Comunidad Foral fue en 1997 cuando, un año después del golpe contra el tripartito formado por PSN, CDN (escisión de UPN liderada por el exlehendakari Alli) y EA, se decidió un giro en las políticas lingüísticas que habían hecho que crecieran constantemente los modelos D y A desde la entrada en vigor de la restrictiva LF del Vascuence de 1986. Se implantaron sucesivos programas de introducción del inglés vehicular hasta que hoy en día son 106 los centros que obligan a todo su alumnado a cursarlo.

Los cuatro partidos que sostienen el gobierno de Uxue Barkos pactaron una moratoria para evaluar el PAI (Programa de Aprendizaje en Inglés) e implantar un Programa de Tratamiento Integrado de las Lenguas. Esto puso en zafarrancho de combate al Régimen, que ha hecho del PAI uno de sus principales temas de oposición, apoyándose en los directores de colegios aupados al puesto en su larguísima etapa y en APYMAS (asocaciones de padres y madres) teledirigidas desde sedes de partidos. Los errores de nombramientos en los equipos de Educación y la falta de convencimiento y de valentía han hecho que el nuevo gobierno acabe de presentar un borrador de orden foral del PAI donde dice que para el gobierno es “de interés educativo y estratégico”.

Todos los escolares estudian lenguas extranjeras, como en Francia o cualquier otro país, y así debe ser, pero hacerlo invadiendo el 40% del horario estudiando en inglés las materias, cuyos currículos quedan vaciados de contenidos y sacrificando la equidad por el sobreesfuerzo inasumible para tantas criaturas es un fraude monumental que debería ser motivo para una comisión de investigación, que pidiera responsabilidades.

No va a ser así. El miedo a que te tachen de proabertzale ha paralizado a muchos docentes críticos, que si vivieran en Madrid, por ejemplo, se unirían, sin dudarlo, a la creciente ola de protesta contra estos programas, por segregadores y chapuceros. Y es que el cambio va a costar mucho si es que de verdad llega. Mientras, una generación va a sufrir las consecuencias de este inglés para pobres que así no caían en los modelos con euskera, motivación que reconoció Barcina en 13 TV. España cañí.