Usted está aquí: Inicio Artículos Nuestra casa está ardiendo y nosotros miramos para otro lado

Nuestra casa está ardiendo y nosotros miramos para otro lado

27/09/2013
Estamos al límite para llegar a tiempo de salvar el clima; “solo faltan cinco minutos para medianoche”, afirmaba recientemente el presidente del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre la Evolución del Clima. Desgraciadamente, ya nadie puede dudar de la gravedad que tiene el trastorno climático: “ciclones, tornados, inundaciones, tempestades y sequías… Entre 1980 y 2011 las catástrofes climáticas han costado la vida a unas 30.000 personas y han causado daños por más de un billón de dólares en Norteamérica, según un estudio de la reaseguradora alemana Munich Re publicado en octubre de 2012. En treinta años el número de catástrofes climáticas casi se ha quintuplicado en América del Norte, mientras que se ha multiplicado por cuatro en Asia, por 2,5 en Africa y se ha doblado en Europa”.

Y esto que nosotros vivimos actualmente es algo mínimo en comparación con lo que sufrirán nuestros hijos e hijas si no somos capaces de afrontar con urgencia el desafío climático: hace solo unos años, el umbral de 2º C de calentamiento de la atmósfera (aumento de la temperatura media de la Tierra a partir de la cual el impacto sobre los ecosistemas es de gran envergadura) no se preveía para antes del año 2100. Pero un comunicado del Centro Nacional de Investigaciones Científicas de Francia (CNRS) advierte que ese umbral podría traspasarse entre 2035 y 2045 en el escenario más grave; y es éste, por desgracia, el escenario al que apunta la curva actual de nuestras emisiones de gases con efecto invernadero. Hoy vemos casi en directo que la situación se agrava terriblemente y que el plazo definitivo se acerca peligrosamente.

Nada ha cambiado desde que se difundió aquella frase que decía “nuestra casa está ardiendo y nosotros miramos para otro lado”. Peor aún, desde el fracaso de la cumbre de Copenhague a finales de 2009 y el estallido de la crisis financiera parece que la urgencia climática ha desaparecido de la agenda de quienes mandan.

El proyecto Alternatiba :

El proyecto Alternatiba surgió en este contexto, con el objetivo de relanzar una movilización ciudadana, de ámbito europeo, con el horizonte de la decisiva cumbre internacional sobre el clima, que tendrá lugar a final de 2015 en París. El 6 de octubre miles de personas nos reuniremos en Bayona para debatir cuestiones en torno al clima. Alternatiba trata de mostrar todas las soluciones posibles para hacer frente a las causas del cambio climático, a nivel tanto local como global.

Adoptar la perspectiva de las alternativas concretas permite a la gente superar el sentimiento de impotencia ante este desafío sin precedentes para la humanidad. Se trata también de explicar que Ia lucha contra el cambio climático afecta a la mayoría de vertientes de nuestra vida y nuestra sociedad: a las políticas energéticas, por supuesto, pero también al ordenamiento del territorio, el modelo de agricultura, el reparto del trabajo y de la riqueza, los modos de consumo o de transporte, etc. Luchar contra el cambio climático no tiene por qué ser una restricción, sino más bien un impulso formidable sobre el que se puede construir el futuro.

Este planteamiento tiene además la ventaja de evidenciar que las soluciones no se limitarán a venir “de arriba”, sino que pueden también ser acometidas desde lo cotidiano, local o regional, individual y colectivo.

Con Alternatiba se busca apelar a la conciencia de las personas mediante una jornada que tendrá un eco muy amplio por los medios de comunicación, las redes asociativas y grandes organizaciones medioambientales o sociales. Este acontecimiento fundador (al que precederá el sábado 5 de octubre un Forum sobre el cambio climático) no pretende ser un fin en sí mismo, sino un punto de partida, una rampa de lanzamiento hacia una dinámica de movilización y presión popular que irán aumentando hasta la cumbre de finales de 2015 en París.

Si no queremos que se repita una cumbre inútil como la de Copenhague en 2009, Europa tiene que demostrar en los dos próximos años que es posible actuar con eficacia para reducir masivamente la emisión de gases de efecto invernadero basándose en soluciones justas, democráticas y solidarias.

Jornada decisiva:

La primera apuesta ya está ganada: Gran número de ONGs y de redes que trabajan cuestiones medioambientales o sociales, de sensibilidades y prácticas muy diferentes, apoyan Alternatiba o participan en ella. Esta jornada será una movilización ciudadana por el clima sin precedentes en Europa desde la cumbre de Copenhague. El 6 de octubre, más de 150 asociaciones expondrán soluciones concretas; más de 100 conferenciantes participarán en los debates, y un total de casi 1.000 personas voluntarias se movilizarán para acoger a los miles de personas que se espera reunir.

La cuestión del clima es vital para nuestro futuro. Llamamos a toda la gente que pueda responder a esta llamada a que esté en Bayona el 6 de octubre para lanzar una movilización a la altura del desafío sin precedentes que constituye este problema para toda la humanidad.

Mme Christiane Hessel y las siguientes personalidades:

Genevieve Azam, portavoz de ATTAC-France

Michel Berhocoirigoin, ex secretario general de la Confédération Paysanne, presidente de EHLG

Annick Coupé, portavoz de la Union syndicale Solidaires

Susan George, escritora

Nicolas Hulot, presidente de la Fondation Nicolas Hulot pour la Nature et l’Homme

Yayo Herrero, coordinadora Confederal de Ecologistas en Acción

Jean-François Julliard, director de Greenpeace Francia

Martine Laplante, presidenta de Amis de la Terre-Francia

Pierre Larrouturou, economista, Collectif Roosevelt

Juan Lopez de Uralde, ex director de Greenpeace España, detenido en la cena de gala de los jefes de estado durante la cumbre de Copenhague

Edmond Maire, ex secretario general de la CFDT

Edgar Morin, filósofo

Adolfo Muñoz, secretario general de ELA, confederación sindical mayoritaria en el País Vasco

Paul Nicholson, sindicato agrario EHNE Bizkaia, cofundador de Via Campesina

Cécile Ostria, directora general de la Fondation Nicolas Hulot pour la Nature et l’Homme

Emmanuel Poilane, director general de la fondation Danielle Mitterrand France Libertés

Pierre Rabhi, agroecologista, filósofo

Marie-Monique Robin, realizadora y periodista (premio Albert Londres)

Michel Rocard, ex primer ministro francés,

Germain Sarhy, fundador del Village Emmaus Lescar-Pau

Liliane Spendeler, directora de Amigos de la Tierra-España

Jacques Testart, presidente de honor de la Fondation Sciences Citoyennes

Patrick Viveret, filósofo