Usted está aquí: Inicio Artículos "Lo que ha ocurrido en Grecia ha sido un genocidio social completo"

"Lo que ha ocurrido en Grecia ha sido un genocidio social completo"

06/07/2017
Zoe Konstantopoulou, ex Presidenta del Parlamento Griego, explica la importancia de la Comisión de la Verdad sobre la Deuda Griega. Está comisión creada en el año 2015 por iniciativa del Parlamento demostró que la deuda griega no debería ser pagada. Sin embargo, el gobierno griego nunca ha cuestionado el pago de la deuda, ni siquiera ha puesto sobre la mesa de negociación el informe emitido por la Comisión de la Verdad. Zoe considera que "lo que ocurrió durante el año 2015 no han sido una derrota, sino una traición".

Esta es la conferencia que ofreció Zoe Kontantopoulou en el seminario internacional "Europa: crisis y alternativas"

En estos momentos la deuda griega alcanza los 300.000 millones de euros. Grecia reclama a Alemania una deuda histórica debida a los crimines perpetrados durante la ocupación nazi. Grecia es el único país con quien Alemania no ha firmado ningún tratado de paz, ya que esto lo obligaría a pagar una restitución. Esta deuda supera la Deuda griega.

Lo que ha estado ocurriendo en Grecia durante los últimos 7 años ha sido un desmantelamiento de lo que constituye la clave de los derechos y las libertades, destrozando así también la democracia y la libertad. Hasta el 2010 el gobierno griego le decía a la gente que la economía griega era una de las más fuertes, que el sector bancario era uno de los más reconocidos e inmunes ante cualquier tipo de crisis. Pero en el 2010 a los griegos se les dijo de repente lo contrario: que la economía se iba a hundir, que el país iba a quedar en la quiebra, y que habían estado viviendo por encimas de sus posibilidades. Lo que se decidió que iba a ser la salvación de Grecia, fue un acuerdo entre el gobierno griego, la Comisión Europea, el Banco Central Europeo y el Fondo Monetario Internacional, que se denominó El Memorándum. El acuerdo básicamente establecía que las políticas iban a ser determinadas por esos tres actores: tipos de cargas fiscales se establecerían, qué activos públicos deberían ser privatizados... En el año 2009 la deuda griega era menor de el 120% del PIB, y ahora ha alcanzado el 180%. Lo que ha ocurrido ha sido un genocidio social completo, una destrucción total de la población griega con recortes en salarios, en las pensiones, y con este tsunami impuestos. Este acuerdo ha supuesto la liquidación de los activos públicos del país. Estamos hablando de instrumentos básicos para el funcionamiento del país; comunicaciones, la energía, puertos, aeropuertos, transporte públicos. Mientras tanto, la gente está afrontando la miseria: 30% de la población está sin empleo, un 72% de desempleo entre las mujeres jóvenes, 70% entre los hombres jóvenes, más de 300.000 personas que han emigrado, muchísima gente que ha muerto debido a la pobreza energética, hemos tenido una explosión de suicidios debido a las condiciones de vida impuestas a las personas. Estamos hablando de una enfermera para cada 40 pacientes en los hospitales públicos, y de niños que tienen que ir a la escuela sin libros.

Los gobiernos saben muy bien que cuando la deuda se somete a escrutinio, se descubre que no corresponde al pueblo, que no ha sido creada para un gasto público para las personas sino que ha sido un dinero que ha sido acumulado gracias a prácticas ilegales, mediante procedimientos anticonstitucionales para hacer que otros actores jueguen a favor de esto.

En el año 2011 hubo un gran movimiento social de los indignados griegos, los cuales conquistaron las plazas de Atenas y de todo el país reclamando por sus vidas, por que se les devolvieran sus derechos. Se hizo una reclamación muy central directamente relacionada con esa deuda: exigieron auditar la deuda para ver en qué consistía, cómo se creó y quiénes son los responsables. Fue un movimiento muy poderoso, pero ningún gobierno, ni siquiera el de Syriza decidió poner en marcha ninguna auditoría. Fue el Parlamento Griego quien se decidió a hacerlo, creando por primera vez en 2015 una Comisión de la Verdad sobre la Deuda Pública. No es casualidad que sea la única vez que esto ha ocurrido en la Unión Europea. Los gobiernos saben muy bien que cuando la deuda se somete a escrutinio, se descubre que no corresponde al pueblo, que no ha sido creada para un gasto público para las personas sino que ha sido un dinero que ha sido acumulado gracias a prácticas ilegales, mediante procedimientos anticonstitucionales para hacer que otros actores jueguen a favor de esto. La Comisión, bajo la coordinación científica de Eric Toussaint, mostró que la deuda griega no debería ni puede ser pagada, porque hacerlo supondría matar a la sociedad. Durante dos meses y medio la Comisión trabajo intensivamente, de forma pública y participativa, y se emitía en televisión.

Lo que ocurrió durante el año 2015 no han sido una derrota, sino una traición. La población fue traicionada en 2015 porque el gobierno aceptó no cuestionar esa deuda, no cuestionar el Memorándum, a cambio de rendir a su propio pueblo.

Lo que ocurrió durante el año 2015 no han sido una derrota, sino una traición. En junio de 2015 la Comisión promulgó un informe preliminar que demostraba que desde el 2010-2015 el pago de la deuda había ido a los bancos alemanes y franceses. Los acreedores ya sabían desde el 2010 que la deuda era insostenible y que tenía que abolirse de acuerdo a los propios estatutos del FMI. Sin embargo decidieron ocultar esta información. Si esa deuda griega se hubiera abolido en ese momento los bancos alemanes y franceses hubieran perdido mucho dinero. En el año 2015, aún con el informe de la Comisión de la Verdad, los acreedores continuaban exigiendo aplicar más ajustes. El gobierno griego, jamás utilizó este informe, ni siquiera lo puso sobre la mesa de negociación. El 5 de julio de 2015 la población griega dijo que NO contundente-mente al Memorándum. Aún así este NO no fue respetado. Acreedores y gobierno decidieron violar ese mandato y simplemente llevar la política del SÍ. La población fue traicionada en 2015 porque el gobierno aceptó no cuestionar esa deuda, no cuestionar el Memorándum, a cambio de rendir a su propio pueblo. El gobierno desmanteló el Parlamento y provocó elecciones provisionales para deshacerse de todos aquellos que como yo, defendíamos que el NO tenía que ser respetado.

El hecho de no respetar el Referéndum indica una tesis política en contra de la democracia. Tesis según la cual la población, las elecciones no importan. "Nosotros somos tecnócratas y sabemos que os conviene".

Dos años más tarde, la UE nos quiere convencer de que este juego ha terminado, pero aquí estamos, para recordar que no está acabado ni para Grecia, ni para el Estado español, ni Portugal, ni Chipre, ni Irlanda. ¿Cuáles son las alternativas? Creo que para muchas personas, movimientos existe un derecho y también la obligación fundamental de resistir, de desobedecer, y hacer de esta desobediencia un gran movimiento de gente que reivindique lo que nos pertenece. Los países no pertenecen a los bancos, sino a su gente. Los demás quieren seguir aplicando sus políticas al margen de esta población. El hecho de no respetar el Referéndum indica una tesis política en contra de la democracia. Tesis según la cual la población, las elecciones no importan. "Nosotros somos tecnócratas y sabemos que os conviene".

El año 2016 asumí la iniciativa junto a otros movimientos de formar un partido llamado de "Curso de la libertad.". Nuestro objetivo es crear una coalición para la desobediencia que derogue este neototalirismo de la UE y del sistema bancario europeo. Quisiera daros 3 ejemplos de desobediencia que estamos intentando aplicar en Grecia.

1) Tras las elecciones griegas en septiembre de 2015, el gobierno griego decidió eliminar esta Comisión de la Verdad, a través de un decreto. El Comité decidió desobedecer, defendiendo que su trabajo no había finalizado. En marzo de 2016 nos reunimos en Bruselas y decidimos seguir trabajando en esta Comisión para seguir escrutando la deuda.


2) Si el gobierno se niega a anular la deuda, tenemos que organizar un movimiento de personas según el cual nos neguemos a pagar cualquier impuesto o cualquier tipo contribución relacionada con el pago de la deuda. El movimiento social griego quiere proteger los hogares de la población antes de que sean embargados. Hoy en día en Grecia se ha votado una especie de embargo electrónico. El movimiento quiere parar los embargos y al pasar al embargo electrónico, tendremos que intervenir de una forma diferente. Teniendo en cuenta la experiencia que habéis tenido aquí creo que es muy importante que intercambiemos experiencias.

En estos momentos la deuda griega alcanza los 300.000 millones de euros. Grecia reclama a Alemania una deuda histórica debida a los crimines perpetrados durante la ocupación nazi. Grecia es el único país con quien Alemania no ha firmado ningún tratado de paz, ya que esto lo obligaría a pagar una restitución. Esta deuda supera la Deuda griega.


3) En Grecia no se ha aplicado justicia en casos de corrupción gubernamental muy importantes relaciones con la acumulación de la deuda. Casos de corrupción vinculados a empresas internacionales como el de SIEMENS. Hemos creado una entidad que pueda intervenir ante la justicia y reclamar que los responsables sean juzgados. Para ello hemos desobedecido la Ley que establece que es el Estado el único que puede reclamar justicia. En estos momentos la deuda griega alcanza los 300.000 millones de euros. Grecia reclama a Alemania una deuda histórica debida a los crimines perpetrados durante la ocupación nazi. Grecia es el único país con quien Alemania no ha firmado ningún tratado de paz, ya que esto lo obligaría a pagar una restitución. Esta deuda supera la Deuda griega. Podríamos decir que estamos viviendo unas segunda ocupación alemana ya que aeropuertos, telecomunicaciones pertenecen a empresas alemanas, la tecnología griega está controlada por Siemens...y otras infraestructuras y empresas públicas que están siendo transferidas a Alemania. El gobierno no ha hecho nada para reclamar esta deuda histórica.