Usted está aquí: Inicio Artículos La patronal, los sindicatos, el corazón y la cabeza

La patronal, los sindicatos, el corazón y la cabeza

28/10/2014
El pasado día 24 de octubre en un artículo en la sección de colaboración, el Sr Luis Blanco Urgoiti, Secretario general de la Asociación Vasca de Empresas Químicas (AVEQ), escribió un artículo “Las multinacionales no tiene corazón, los sindicatos no tienen cabeza”. La publicación de su artículo no es casual, lo hace cuando la química está revuelta en Bizkaia.

Aitor Garriga, Federación Industria de ELA

Aquí tenéis el artículo publicado en Deia “Las multinacionales no tiene corazón, los sindicatos no tienen cabeza

Actualmente son cientos las familias Bizkainas que están sufriendo por las decisiones empresariales. El artículo se escribe en mitad del proceso de cierre y tres semanas de huelga de los y las trabajadoras de Arkema que están defendiendo sus puestos de trabajo. Esta multinacional en los dos últimos años ha repartido 194 millones de dividendos entre sus accionistas y ha obtenido unos beneficios de 393 Millones de €. Tampoco es casual que los trabajadores y trabajadoras de Terminales Portuarias lleven 50 días de huelga contra un ERE que supone despedir a 5 trabajadores de su centro en Zierbena, ambas empresas asociadas a AVEQ.

El cierre de Arkema y los despidos en Terminales Portuarias, han sido producidos por decisiones unilaterales de la dirección de la empresa. En los últimos años hemos sufrido también ataques a los derechos laborales en otras empresas químicas en Bizkaia, tanto en la empresa principal como en las subcontratas: en Petronor, Maxam explosivos, Bridgestone, sun Chemical etc.

Detrás de cada empresa existen realidades diferentes pero desgraciadamente en muchos casos el objetivo es el mismo: aumentar, los ya de por si, importantes beneficios. Ni más, ni menos.

Estas decisiones producen auténticos dramas: pérdida del único sustento, vuelta a un mercado laboral con un alto desempleo, prejubilaciones miserables etc. La vida de una persona y de su entorno cambia de un plumazo por una decisión empresarial.

El objetivo de su artículo Sr. Blanco busca responsabilizar a “los sindicatos” de las consecuencias de esas decisiones. Es decir, quienes toman las decisiones (las direcciones de las empresas) no tienen culpa alguna y la responsabilidad es de “los sindicatos”. Esta postura, en esta coyuntura de sufrimiento es diciéndolo de la manera más suave, mezquina.

Vamos a aprovechar estas líneas para explicar que hace ELA ante un intento de cierre de empresa. Lo primero que hay que subrayar es que no existe diferencia entre el sindicato y los y las trabajadoras. Si ELA está en una empresa es porque hay personas que han decidido formar parte del sindicato.

Segundo, los y las delegadas de ELA y sus responsables, junto al gabinete técnico y el servicio jurídico analizamos las causas de la decisión empresarial. Nos preparamos para defender lo nuestro: los puestos de trabajo y las condiciones de trabajo. Como usted bien sabe, la patronal sabe que cerrar una empresa donde está ELA es mucho más complicado.

Tercero, trabajamos todas las hipótesis posibles y por supuesto la primera es la de la continuidad. En ese proceso se involucran además de los y las trabajadoras mucha gente del sindicato, ya que para ELA, no hay nada más importante que responder adecuadamente en estas situaciones, que van a marcar para siempre la vida laboral de nuestra gente.

Decir que ELA, prefiere cerrar empresas, a que continúen en manos de los y las trabajadoras demuestra una profunda e interesada ignorancia. Son muchas las empresas que actualmente están abiertas por el trabajo de ELA. Eso sí, los análisis deben de ser rigurosos, para impulsar un proyecto deben de existir condiciones que permitan su viabilidad. Una de ellas es la necesidad de crédito, ¿es necesario Sr. Blanco que ELA le informe de que actualmente la banca no lo ofrece?. Además si el cierre lo produce una multinacional que controla el mercado, reconocerá usted que iniciar un proyecto que le haga competencia es harto difícil.

Un ejemplo del trabajo riguroso de ELA es Arkema. A la empresa el cierre le supone 24,5 millones de euros. Desde ELA consideramos que con una inversión de 7 millones de euros la viabilidad se garantiza. ¿Qué tiene que decir su patronal ante este hecho? ¿piensa criticar públicamente la decisión de la dirección de Arkema? ¿Donde están las instituciones que nos dejan solos?

Vivimos tiempos extraordinarios. Que al neoliberalismo nada le importan las personas nadie lo discute. La patronal ha tenido como “patrón de patronos” a personajes como Diáz Ferrán. Sr. Blanco su artículo no desmerece la catadura moral de ese sujeto. Aunque a su patronal le pese, la mayoría de los y las trabajadoras de Euskal Herria han decidido que ELA defienda sus intereses, un sindicato que tiene corazón, cabeza y sobre todo cerebro.

La patronal, los sindicatos, el corazón y la cabeza