Usted está aquí: Inicio Artículos La cumbre de los petrotraficantes no se debe celebrar

La cumbre de los petrotraficantes no se debe celebrar

01/04/2016
Del 5 al 7 de abril Total, Repsol, Shell, Exxon, BP, OneSubsea, ABS, Technip, Vallourec, Halliburton y otros operadores que se dedican a la exploración, perforación y explotación de petróleo y gas en aguas profundas se reunirán en Pau como si la COP21 no hubiese existido. Que todos los estados del mundo adoptasen el pasado diciembre en París compromisos para contener el calentamiento climático por debajo de los +2ºC, o incluso de los +1,5ºC, no parece afectar a estas compañías.

TxetxTxetx Etcheverry, militante del movimiento Bizi!

Bloqueemos a los sepultureros de los oceanos y del clima

A menos de cuatro meses desde que concluyera la COP21, se va a celebrar en el Estado francés otra cumbre internacional. Organizada por la sociedad americana Quest Offshore, reunirá del 5 al 7 de abril a las principales multinacionales petroleras y operadores offshore del mundo para abordar cómo «lograr una reducción sustancial de los costes para que la industria operante en mares profundos pueda seguir siendo competitiva (...) a través de un cambio de escala en materia de eficiencia, lo que exige cooperaciones industriales reforzadas y tecnologías innovadoras» y para poder, de esa manera, "desarrollar la extracción del petróleo y del gas en aguas profundas", a pesar del actual contexto de bajos precios de los hidrocarburos. En la hoja de ruta de esta conferencia, que se denominará MCE Deepwater Development (MCEDD) no se cita ni una sola vez el clima, la COP21, el Acuerdo de París o sus compromisos.

La Agencia Internacional de la Energía estima que, con el fin de evitar que se supere el umbral de los +2ºC para 2100, habrá que dejar sin explotar 2/3 de las reservas probadas de energías fósiles

Por tanto, Total, Repsol, Shell, Exxon, BP, OneSubsea, ABS, Technip, Vallourec, Halliburton y otros operadores que se dedican a la exploración, perforación y explotación de petróleo y gas en aguas profundas se reunirán durante tres días en Pau como si la COP21 no hubiese existido. Que todos los estados del mundo adoptasen el pasado diciembre en París compromisos para contener el calentamiento climático por debajo de los +2ºC, o incluso de los +1,5ºC, no parece afectar a estas compañías.

No obstante, son estas corporaciones las directamente responsables del problema climático, porque la combustión de energías fósiles supone más de un 80% de las emisiones de CO2 en el mundo, esto es, el 62% de las emisiones de gases con efecto invernadero.

¿Cómo veríamos la celebración de una conferencia internacional de narcotraficantes llegados de todo el mundo a Pau a analizar las cooperaciones y tecnologías innovadoras que permitiesen desarrollar la producción y distribución de heroína y cocaína a pesar de un contexto de bajos precios en el mundo?

Por otra parte, la Agencia Internacional de la Energía estima que, con el fin de evitar que se supere el umbral de los +2ºC para 2100, habrá que dejar sin explotar 2/3 de las reservas probadas de energías fósiles. Si explotamos todo el potencial de energía fósil las temperaturas tendrán un incremento de 9ºC, se alarmaba a principios de abril de 2015 Michael Greenstone, profesor de la Universidad de Chicago y antiguo economista jefe de la Casa Blanca.

A pesar de ello, cuatro meses después de la COP21, las "supermajors" del petróleo y el gas se reunirán para ver cómo desarrollar aún más la explotación de las reservas de energías fósiles del planeta, incluidas las que acceso más difícil. En consecuencia, queda claro que el objeto de la cumbre MCEDD es violar los acuerdos adoptados en París por el conjunto de los estados del mundo; de dejar en papel mojado los objetivos fijados allí.

¡Paremos a los asesinos del clima y de los océanos!

Con tal de seguir llenando sus bolsillos y los de sus accionistas, estas multinacionales petroleras y gasistas no dudan en condenar al planeta a una trayectoria climática incompatible con la vida humana en la Tierra. ¿Cómo veríamos la celebración de una conferencia internacional de narcotraficantes llegados de todo el mundo a Pau a analizar las cooperaciones y tecnologías innovadoras que permitiesen desarrollar la producción y distribución de heroína y cocaína a pesar de un contexto de bajos precios en el mundo? La organización de la cumbre MCEDD equivale exactamente a eso. Con la pequeña diferencia de que sus consecuencias afectarán de manera mucho más fuerte y trágica al futuro de la humanidad.

Euskal Herria está directamente afectada por esta conferencia internacional prevista a una hora de aquí. Además, varias compañías petrolíferas han solicitado permisos de exploración y explotación para el Golfo de Bizkaia. De Baiona a Bilbo, toda nuestra costa está por tanto amenazada por la posibilidad de perforaciones petrolíferas.

Los defensores de los océanos y del clima tenemos una cita del 5 al 7 de abril en Pau para denunciar y bloquear esta reunión de liquidadores del clima y de los mares. La cumbre MCEDD de Pau no se debe celebrar; esta será nuestra contribución inmediata y decidida para lograr un futuro en el que la humanidad pueda sobrevivir.