Kutxabank: Hay alternativas a la privatización

2014/05/06
Nos quieren hacer creer que la ley obliga a la privatización, pero eso no es verdad. Cuando se nos dice que no hay mas de una alternativa es porque se quieren ocultar otras opciones. Más aún, dejar Kutxabank en manos del capital privado sería una enorme irresponsabilidad política.

Estudios29Documentos 29: Kutxabank: Hay alternativas a la privatización

El 14 de junio de 2011 se constituyó el Banco Bilbao Bizkaia Kutxa, siendo su socio-propietario único la BBK (Sociedad Anónima Universal-SAU). Este Banco cambió, en diciembre del mismo año, su denominación por la de Kutxabank SA, por razones de índole comercial.

Tras el acuerdo de los presidentes, el 30 de junio de 2011 los Consejos de Administración de BBK, Kutxa y Caja Vital, así como los del Banco, aprobaron el Contrato de Integración de las 3 Cajas, para la constitución de un grupo de entidades de crédito, cuya cabecera sería el Banco. Es decir, los Consejos de Administración aprobaron la cesión de su negocio a un banco. El Contrato preveía la segregación de la totalidad del negocio financiero de las tres Cajas a favor de BBK Bank SAU, a cambio de participaciones accionariales en el mismo (57% BBK, 32 % Kutxa y 11% Vital), quedándose las Cajas únicamente con la gestión de su Obra Social Propia o concertada.

"El Contrato preveía la segregación de la totalidad del negocio financiero de las tres Cajas a favor de BBK Bank SAU, a cambio de participaciones accionariales en el mismo, quedándose las Cajas únicamente con la gestión de su Obra Social Propia o concertada."

Pero la decisión no se tomaba en los Consejos de Administración, sino que las Asambleas generales de las 3 Cajas debían ratificarla. Los partidos favorables a la operación (PNV, PSOE y PP) tenían la mayoría cualificada precisa (2/3) en las asambleas de BBK y Vital, pero no así en Kutxa.

En septiembre de 2011 Bildu suscribió un acuerdo con los presidentes de BBK y Kutxa (Mario Fernández y Xabier Iturbe). Ese acuerdo suponía la modificación del Contrato de Integración acordado por los Consejos de Administración (Novación del mismo) y el compromiso de EH Bildu de votar a favor de la cesión, en las Asambleas Generales de las 3 Cajas. De este modo, el 16 de septiembre de 2011 las asambleas generales de BBK y Vital, y el 23 de septiembre la Asamblea General de Kutxa, aprobaron la cesión de la totalidad de la actividad financiera de las tres entidades al Banco Kutxabank, en los términos recogidos en dicho Contrato de Integración.

La posición histórica de ELA era favorable a la fusión de las 4 Cajas de Ahorros de Hego Euskal Herria (las 3 de la CAPV y la CAN), manteniendo la forma jurídica de Caja de Ahorros. Por tanto, estábamos en contra de la bancarización. En coherencia con esta posición, votamos en contra en las Asambleas de las Cajas. Fuimos la única organización sindical que actuó de esta manera.

El 21 de septiembre de 2011 ELA hizo pública su posición contraria a la creación del Banco Kutxabank. Recordemos las razones de dicho rechazo, recogidas en las conclusiones de dicho documento:

- Es un paso más dentro de las reformas emprendidas en el sector financiero, que tienen por objeto la privatización de todo el sector, restando eficacia a un sector como el de las Cajas (…) Un mayor peso ‘en’, y control público ‘de’, las Cajas era necesario para evitar su funcionamiento clientelar, y en lugar de ello se opta por la bancarización.

- Las constantes menciones a lo que obliguen en el futuro la normativa aplicable o determinados organismos, realizadas en el actual contexto de privatizaciones, muestra que las entidades son conscientes de que se va a avanzar en esta dirección.

- La bancarización ha sido la decisión previa de partida, desechando otras alternativas. ELA consideraba y considera que la fusión de las Cajas en una nueva Caja es lo más adecuado. La conversión en Banco supone renunciar a una referencia en un contexto de desregulación creciente.

- No se cierran las puertas a la entrada del capital privado. Al contrario, esta posibilidad se deja abierta y se establecen los mecanismos para llevarla a cabo.

- Aumentar de tamaño no es ninguna solución. Entidades de gran tamaño han caído y, como hemos mencionado, la salud de la gran banca europea no es, precisamente, envidiable.

- La función social de las Cajas de Ahorro sale perjudicada, lo que no solo afecta a la Obra Social. Destinar el 30% de los beneficios a este apartado dependerá de la voluntad de Kutxabank, que siempre podrá eludir este compromiso interpretando que es necesario reforzar su solvencia financiera.

- El Contrato de Integración no reconoce el derecho de los trabajadores y trabajadoras de las Cajas de Hego Euskal Herria a contar con un convenio propio. Además, el acuerdo alcanzado en la Mesa Laboral especifica el compromiso de las Cajas de firmar, antes de finalizar 2013, un convenio estatal para el conjunto de los trabajadores y trabajadoras de Kutxa Bank.

- El proceso se ha llevado a cabo con total opacidad, sin debate social. Esta forma de hacer las cosas, en las que no se tiene en cuenta a las organizaciones sociales y sindicales, ha sido la opción de las Cajas, y de todos los partidos políticos.