Usted está aquí: Inicio Artículos Inmigrante, sí hay camino; se hace camino al protestar

Inmigrante, sí hay camino; se hace camino al protestar

19/09/2012
La mayor parte de quienes emigran lo hacen por razones económicas. Nadie deja su lugar de origen para ir a vivir de ayudas públicas a otros sitios, y mucho menos a malvivir. Se huye de las consecuencias de políticas neoliberales, de la corrupción, de la violencia y del mal reparto de la riqueza. Las personas inmigrantes buscan mejores oportunidades de vida, las cuales están estrechamente ligadas a un trabajo digno, siendo Europa -un lugar que las manos de personas inmigrantes han ayudado a construir- un espacio que ofrecía algunas de esas oportunidades.

Emérita Cuellar, ELA inmigrazioa

Lamentablemente el neoliberalismo, creado en los países desarrollados como mecanismo de explotación del más débil, ha comenzado a afectar el espacio europeo de forma descarnada, especialmente a la clase trabajadora, con el desmantelamiento acelerado del Estado de Bienestar con la excusa de la crisis. Los recortes en derechos sociales y laborales aprobados por los gobiernos, especialmente el de Rajoy, empobrecen y asfixian cada día más tanto a personas locales como a inmigrantes, y en el caso de las segundas, las están obligando a retornar a los países de origen en las peores condiciones.

Algunos ejemplos de cómo estos gobiernos, con la excusa de la crisis, recortan derechos y privatizan servicios son: la reforma de pensiones, reforma laboral y negociación colectiva, empleo de hogar, seguridad social, garantía e ingresos o la reforma sanitaria, en la que se excluye a la gente inmigrante sin papeles. Para completar el puzzle del fraude creado bajo el paraguas de la crisis, se le da a la banca 100.000 millones de euros, siendo sus avalistas la gente de a pie.

Tal como se encamina la crisis, el viaje de regreso a casa de mucha gente inmigrante puede ser nuevamente en patera, o caminando por los desiertos. Por ello, desde ELA invitamos a hacer el camino protestando, porque la crisis no la ha originado ni la gente de a pie de aquí, ni la gente inmigrante que ha caminado hasta llegar aquí. Por esto nuestra acción reivindicativa de clase trabajadora debe ser de unidad social, sin caer en manipulaciones con actitudes racistas o discriminatorias con quienes no tienen la culpa.

ELA considera que el riesgo de perder el Estado de Bienestar y la construcción de un futuro mejor para todos y todas, son suficientes razones para que la clase trabajadora realice acciones reivindicativas contundentes, ya que quienes tienen cargos políticos seguirán haciendo el juego al capital financiero, pues se deben a éste. En ELA sabemos que lo único que les hará cambiar sus decisiones son las protestas masivas; por ello invitamos a participar activamente a la gente inmigrante este mes de septiembre, el 22 a la manifestación y el 26 en la huelga general.