IAT-ITV Gipuzkoa: la reforma laboral no pasa la inspección

2014/10/27
Un miércoles de primavera nos reunimos en el local de ELA de Hernani con el objetivo de tomar testimonio de la huelga de las ITV en Irun y Urnieta. Habíamos concertado una cita con Ketxus, el presidente del Comité de Empresa, pero no acudió solo. Junto a él tuvimos el placer de tener con nosotros a todos los miembros del Comité de Empresa, y a medida que avanzaba la mañana, la sala se llenó de una veintena de trabajadores y trabajadoras.

Aiala Elorrieta Agirre, Izan ta esan 04.

La fortaleza, la organización en equipo, la confianza, y la capacidad de adaptar y optimizar las estrategias de lucha, han sido las claves del éxito. Muestra de ello es la presencia de tantas personas en la cita aquel día. Tras la reunión había una concentración convocada en el ayuntamiento. No sería aquella la primera ni la última vez que se congregaran tras una pancarta.

El documento que os presentamos pretende dar a conocer la experiencia de nueve largos meses de huelga. Aprovechamos la ocasión para reconocer el mérito de esta lucha y rendir homenaje a todas las personas implicadas.

Introducción

Cada año cerca de 170.000 vehículos pasan la Inspección Técnica de Vehículos (ITV) en Irún y Urnieta. En total son 59 las personas que trabajan en ambos centros y, de nuevo, nos han demostrado su gran capacidad de movilización y lucha. El 80% de la plantilla está afiliado a algún sindicato y, de éstos, el 85% son miembros de ELA. Esto tiene su reflejo en el Comité de Empresa, ya que los cinco miembros que lo conforman son representantes de ELA.

A día de hoy la multinacional TÜV-Rheinland es la empresa concesionaria de las ITV de Gipuzkoa, desde que en 1993 el Departamento de Industria del Gobierno Vasco le concedió la adjudicación. El anterior Convenio se acordó en junio de 2010 tras seis meses de huelga. Así, se consiguió regular y unificar en un sólo convenio las condiciones laborales de las 59 personas que trabajaban en los dos centros.

Desde su vencimiento el 31/12/2011 la empresa no había mostrado ninguna intención de renovarlo. Más aún, lo había incumplido de forma continuada. Ante esta actitud, los trabajadores y las trabajadoras decidieron movilizarse convocando varias jornadas con paros parciales. No se podía permitir, bajo ningún concepto, que la empresa aplicara la Reforma Laboral, y el 15 de junio de 2013 dieron inició a una huelga que se prolongaría en el tiempo.

Documento completo.