Goiener: respuesta a la dependencia energética

2013/02/05
El principal problema energético de la CAV es su total y absoluta dependencia exterior. De toda la energía que consumimos tenemos que importar el 94,6 %. Para que nos hagamos una idea de la dependencia que significa, supongamos que la CAV es una máquina eléctrica que funciona las 24h los 365 días del año. Si nos cortaran el suministro y solo dispusiéramos de la energía producida en el territorio aguantaríamos 20 días, después todo se detendría.

Monica Monteagudo (www.goiener.com)

Tenemos el mismo problema con los alimentos, importamos el 95% de lo que consumimos en la CAV.

Si tenemos que importar el 95% de la energía y de la comida que necesitamos para funcionar y vivir, dejo al lector la reflexión sobre cuál es realmente nuestro grado de autosuficiencia en el amplio sentido de la palabra.

Tras analizar estos datos y hablando ahora sobre soberanías, si la soberanía política no va acompañada, hasta cierto punto, de una soberanía tanto energética como alimentaria, no sirve de mucho, ya que en lo básico, seguiríamos siendo igual de dependientes. Según el Balance energético, compramos el 40% de electricidad a España. El resto se genera en Euskadi, pero en su mayor parte usando gas y en menor medida carbón que nos viene de España. Lo único autóctono sería la hidroeléctrica y las renovables. La gasolina que se consume en Euskadi sale de Petronor, que es de Repsol. Vamos, que si estas empresas no quedan satisfechas con las modificaciones en temas de soberanía territorial, nos pueden complicar mucho el camino.

Se puede llegar a pensar que el gas no convencional descubierto en Araba podría ser la solución. Pero nada más lejos de la realidad, lo único que haríamos sería atrasar el problema algunos años. Volveríamos a estar en el mismo lugar, pero con un medio ambiente más degradado y sin margen de maniobra.

Dada la situación en que nos encontramos, energéticamente hablando, no nos queda otra alternativa que tomar las riendas, unirnos y constituir cooperativas energéticas. Goiener es una cooperativa sin ánimo de lucro que ejemplariza cómo la ciudadanía va a luchar por esa soberanía energética. Inicialmente el proyecto consiste en la comercialización de energía verde, pero su objetivo final es la generación verde local, cuando se haya llegado a un número de socios razonable. La cuota para hacerse socio son 100 € y gracias a ello, estarás contribuyendo a ir avanzando hacia un futuro energético más renovable, y colaborarás en avanzar hacia una sociedad más comprometida y concienciada con el medio ambiente.