Usted está aquí: Inicio Artículos Dos millones para ti, dos para mí

Dos millones para ti, dos para mí

20/05/2012
El nombre del Plan de Lucha Contra el Paro 2012 nada tiene que ver con su contenido. Realmente no se recoge ninguna medida encaminada a la creación de empleo. Las líneas de actuación propuestas no son más que papel mojado, un propósito de intenciones, pura teoría, una descripción de servicios y funciones pero nada de sentido práctico y real.

Ni el diagnóstico ni las líneas de actuación recogidos en el Acuerdo tienen mucho que ver con la grave situación que está viviendo la clase trabajadora vasca.

Nos encontramos ante un Plan de empleo 2012, con objetivos genéricos, sin una verdadera cuantificación de objetivos reales y efectivos y sin unos plazos de ejecución y sin un plan de desarrollo. Así, llegado su final, su efectividad, validez y cumplimiento será imposible de valorar, una práctica muy habitual de este Gobierno Vasco.

Lo único que se concreta es la dotación presupuestaria para este año. 321,5 millones que se comprometen a no reducir. Constituye un escándalo que, bajo el pretexto de realizar políticas de empleo, se blinden unas cantidades económicas importantes que, como en el caso de la formación profesional, no tienen ningún problema en autoadjudicarse para que las patronales y CCOO y UGT gestionen de manera más que dudosa e ineficaz dinero público. En realidad este es el objetivo del acuerdo: repartirse el pastel entre los participantes de la mal llamada mesa de diálogo social, para la ejecución de las funciones propias de Lanbide. Un Lanbide que a día de hoy no funciona de manera efectiva, que tiene verdaderos problemas de organización, con un personal que desconoce los planes adoptados en la Mesa de D.S y por ende las funciones y competencias a llevar a cabo en cada caso.

Este esquema de renuncia es lo que caracteriza a la Mesa de Diálogo Social, que pretende diluir las responsabilidades de cada parte y dar cobertura a la acción del gobierno y de la patronal. No es mesa de diálogo social sino de paz social para la patronal y el gobierno. Lo dicen en el propio acuerdo, en el que se recoge que la Mesa “reafirma un modelo sociolaboral basado en la corresponsabilidad lo que… multiplica los efectos de aceptación por el conjunto de la sociedad al contar con el aval de los interlocutores sociales”. Es la misma idea del acuerdo que firmaron en 2011 en el estado CCOO, UGT, CEOE y el gobierno de Zapatero para rebajar las pensiones y retrasar la edad de jubilación a los 67 años.

Un claro ejemplo de lo anterior es lo que viene ocurriendo en el reparto de los fondos destinados a la formación continua. Los datos de la tabla son claros. Aunque en 2011 el importe total de las ayudas descendió (de 20,77 millones de euros en 2010 a 20,55 millones) las organizaciones que forman parte del diálogo social, y que deciden sobre estos extremos, no sufren recorte alguno. Como se ve, en los últimos años han aumentado las cuantías que se han asignado a sí mismas, tanto en el caso de CCOO y UGT como en el de la patronal. De este modo, han pasado de asignarse el 34% de los fondos totales de 2009 al 37,6% en 2011.

subvenciones plan empleo

Firmar un acuerdo vacío con el nombre de plan de lucha contra el paro equivale a salvar la cara al Gobierno Vasco y a la patronal, que tienen una gran responsabilidad en la grave situación de desempleo y de recorte de los derechos laborales y sociales que estamos sufriendo:

  • El Gobierno Vasco está aplicando las políticas de ajuste y de recortes sociales, reduciendo las partidas económicas destinadas a educación, sanidad, vivienda; recortando las prestaciones sociales y dejando a miles de personas sin el derecho al acceso a las mismas; reduciendo el empleo público.

  • La patronal vasca está destruyendo mucho más empleo que en otras partes de la Unión Europea, con similar evolución del PIB. Lo está haciendo mediante la no renovación de los contratos temporales y también recortando el empleo indefinido. Además, está planteando un deterioro de las condiciones de trabajo.

  • Estas políticas aumentan el paro y suponen un empobrecimiento generalizado de la población, tanto de quienes tienen empleo como de quienes carecen de un puesto de trabajo. El acuerdo da cobertura a estas políticas.

Dos millones para ti, dos para mí