Usted está aquí: Inicio Artículos El escándalo de volkswagen es una muestra más de esas multinacionales que se visten falsamente de verde

El escándalo de volkswagen es una muestra más de esas multinacionales que se visten falsamente de verde

21/10/2015
No es la primera vez que hablamos de esto en el Landeia. Pero ahora que faltan pocas semanas para la siguiente Conferencia sobre Cambio Climático, la famosa COP21 de París, no está de sobra recordarlo. Estas Conferencias de la ONU en la que se reúnen los gobiernos de 146 estados, aunque nos parezca increíble, tienen patrocinadores privados. La lista es muy llamativa, y no exactamente por la militancia ambiental de dichas empresas: Axa Seguros, Renault-Nissan, Ikea, Air France, Generali Seguros, Michelin, BNP Paribas, Carrefour o Puma están entre ellas.

Ainhara Plazaola, área de medio ambiente del sindicato ELA

Artículo publicado en Landeia 208

Aseguradoras, bancos, multinacionales de la automoción y sus derivados, multinacionales del textil,... La mayoría son empresas con una actividad muy contaminante que provoca el cambio climático, o que no respetan los derechos de los/as trabajadores/as, o tienen una actividad especulativa que busca concentrar la riqueza mundial en muy pocas manos.

Las empresas se pintan de verde para eventos como la COP, nos intentan vender sus productos, que son los más eficientes y ecológicos, tienen en sus páginas webs apartados dedicados a la protección del medio ambiente

En París también se organizan foros paralelos a la Conferencia oficial, como el Foro de la Innovación Sostenible, patrocinado por multinacionales como BMW, Banco Santander, Moody's Investor Service o Carbon Trade Exchange. Estas últimas, conocidas por especular con cualquier bien o servicio sin ningún escrúpulo, sean emisiones de carbono o alimentos de primera necesidad, sin importarles las fatales consecuencias que producen sus actividades. Pero, de cara a la galería, son los que van a salvar el medio ambiente con sus innovaciones, y para ello organizan este tipo de eventos propagandísticos.

El escándalo de Volkswagen es una muestra de lo que estamos denunciando año tras año. Llevan vendiendo coches desde 2008 con un chip que trampea los datos de emisión de CO2 de los vehículos; millones de unidades, no se sabe cuántos. El dato real de emisión es 40 veces superior al que marca en las revisiones. No sólo afecta a la marca Volkswagen, también a Audi, Seat y otros cuantos. Al parecer, nadie lo sabía.

Las empresas se pintan de verde para eventos como la COP, nos intentan vender sus productos, que son los más eficientes y ecológicos, tienen en sus páginas webs apartados dedicados a la protección del medio ambiente,... Pero resulta que todo es mentira.

No se puede engañar así al consumidor ni al ciudadano/a. Estas empresas deberían recibir sanciones ejemplares... pero eso nunca sucede.

Es cierto que cambiar nuestros hábitos de consumo y vida también es parte de la solución al problema del cambió climático. No miremos para otro lado. En el fondo sabemos que un coche es contaminante, y por poco CO2 que emita, si cada año se venden millones de coches, estamos provocando un cambio en el planeta que no sabemos a dónde nos llevará.

Si la COP fuese lo que tendría que ser, debería poner freno a estas multinacionales, no permitirles pintarse de verde mientras nos dicen que todos y todas somos parte de la solución.