Usted está aquí: Inicio Artículos Desigualdades y pobreza en Europa

Desigualdades y pobreza en Europa

06/10/2015
El pasado 9 de septiembre Intermon Oxfam publicó el infome "Europa para la mayoría, no para las élites" que trata las desigualdades y la pobreza, así como sus causas y las posibles recomendaciones para erradicarlas. El documento explica la situación que vive la Unión Europea y cómo afectan a las personas las políticas neoliberales que se están imponiendo en los últimos años.

Boletin Gabinete Estudios 43Artículo publicado en el boletín 43 del Gabinete de Estudios

Documento de Intermon-Oxfam

El informe recalca que muchos territorios europeos sufren tasas muy altas de paro (en concreto las superiores al 15%, como es el caso de Hego Euskal Herria) y que las personas   con   empleo   no   tienen   bajo ningún  concepto   garantizada   una  calidad de vida aceptable por el fuerte descenso del   poder   adquisitivo   de   la   clase trabajadora. De hecho, en 2013 "el 9% de los hogares donde se desempeña alguna actividad laboral se encuentra en   riesgo   de   pobreza   a   pesar   de trabajar" lo que afectaba a más de 8,5 millones de personas.

De hecho, y en caso de seguir con las políticas de austeridad, Oxfam prevé que la situación empeore   todavía   más   y   a   un   ritmo   más acelerado: en los próximos 10 años "entre 15 y 25 millones de personas más tendrán que enfrentarse   a   la   perspectiva   de   vivir   en situación de pobreza"

Y   la   situación   va   a   peor,   ya   que   la pobreza   afecta   actualmente   a   123 millones de personas, la cuarta parte de la población de la Unión Europea, frente a los 116 millones de personas empobrecidas que había en 2008. Es decir, la cuarta parte de las personas de nuestro   continente   se   encuentra   en una   situación   económica   nefasta   y, además,   este   "riesgo   de   pobreza"   ha crecido hasta afectar a otros 7 millones de personas desde 2008, lo que supone una evolución sumamente preocupante: desde 2008 se ha sumado al umbral del riesgo de pobreza un millón de personas por cada año que ha pasado.

De hecho, y en caso de seguir con las políticas de austeridad, Oxfam prevé que la situación empeore   todavía   más   y   a   un   ritmo   más acelerado: en los próximos 10 años "entre 15 y 25 millones de personas más tendrán que enfrentarse   a   la   perspectiva   de   vivir   en situación de pobreza", lo que se traduce en cerca   de   dos   millones   de   personas   más empobrecidas por cada año que transcurra de aquí a 2025.

Por   contra,   los   más   ricos   siguen enriqueciéndose   aún   más   y   acumulando mayores   fortunas;   un   dato   significativo   es que en el año 2002 había 100 personas en la Unión Europea que acapararan más de mil millones   de   euros   cada   una,   dato   que   se había   duplicado   para   2013   y   que   sigue creciendo   hasta   superar   las   300   personas milmillonarias en 2014 y rozar las 350 este año.

OXFAM

A modo ilustrativo reproducimos el siguiente gráfico   de   Oxfam   donde   se   agrupan   las personas en base a la riqueza que acumulan. Es llamativo ver que el 1% más rico acapara el 31% de toda la riqueza (lo mismo que el 90% menos rico) y que el 10% más rico acumula el 69%,   mientras   el   40%   más   pobre   apenas posee el 1% de la riqueza.

Y las causas que han provocado todo esto tampoco son casuales. Oxfam señala como principales causantes de la situación actual las políticas neoliberales y las medidas de austeridad, así como la falta de democracia real,   directamente   relacionada   con   la ausencia de rendición de cuentas de los lobbies empresariales

De hecho, Oxfam afirma que esto no es algo   casual   y   que,   dependiendo   del colectivo al que se pertenezca, hay mayor propensión   a   verse   empobrecido   o enriquecido. Así, las mujeres, las personas jóvenes   e   inmigrantes   son   quienes   más padecen   la   pobreza,   mientras   que   el colectivo   de   personas   más   ricas   está mayoritariamente compuesto por hombres adultos.

Como cuestiones ilustrativas, entre otras, cabe   mencionar   que   las   mujeres   siguen teniendo salarios un 16% inferiores a los hombres en el seno de la Unión Europea (las   pensionistas   perciben   pensiones   un 39% menos que los hombres debido a la mayor precariedad que sufren ellas) y que la reducción habida en la brecha salarial tiene más que ver con la disminución de los salarios de los hombres que con cualquier otra cuestión.

También es llamativo que, por primera vez, el colectivo que más sufre la pobreza no son   las   personas   mayores,   sino   las personas menores de 30 años: hoy en día el 32% de las personas jóvenes europeas vive en riesgo de pobreza.

Y las causas que han provocado todo esto tampoco son casuales. Oxfam señala como principales causantes de la situación actual las políticas neoliberales y las medidas de austeridad, así como la falta de democracia real,   directamente   relacionada   con   la ausencia de rendición de cuentas de los lobbies empresariales.

En concreto, el informe constata los graves perjuicios generados por la reducción del gasto   público,   la   imposición   de   sistemas fiscales injustos, las privatizaciones de los servicios   públicos   y   el   ataque   contra   la clase trabajadora, centrando este último en los recortes de los derechos de las personas trabajadoras y en las erosiones generadas en los sistemas de negociación colectivas.

Para   evitar   que   se   agrave   la   situación   y provocar   que   se   pueda   dar   un   giro   a   las políticas que destruyen aún más el precario equilibrio   social,   la   ONG   recomienda   una serie   de   pautas   esenciales   en   las   políticas europeas,   empezando   por   fortalecer   la democracia   mediante   el   fomento   de   una mayor   participación   de   todos   los   agentes implicados   y   promoviendo   una   mayor transparencia   y   rendición   de   cuentas, incluyendo férreos controles a los lobbies y a las puertas giratorias.

Además,   exige   el   desarrollo   del   estado   de bienestar para que sea pleno y garante de los derechos de toda la ciudadanía, partiendo de una educación y sanidad gratuitas, públicas y universales   que   deberá   completarse   con sistemas de protección social de las personas más   vulnerables.   Este   estado   de   bienestar estará centrado en crear empleos dignos con salarios dignos, ya que Oxfam considera que “la salida de la crisis  pasa por  una mayor inversión tanto en las personas como en el empleos”   y   que   se   han   de   reducir   las diferencias   entre   hombres   y   mujeres mediante   planes   específicos   además   de reconocer los trabajos no remunerados.

En cuanto a fiscalidad, la organización insta a crear un sistema tributario progresivo para que   paguen   mayores   y  más  impuestos   los ricos y las grandes empresas, a que se tomen medidas   contra   la   elusión   y   evasión   de impuestos,   y   a   que   se   genere   un   marco europeo   unificado   que   promueva   la cooperación   y   la   igualdad   en   vez   de   la competencia y el obscurantismo.

Desde ELA compartimos las conclusiones de este informe, recalcando que no es posible generar un estado de bienestar si éste no se basa en la igualdad y justicia social, para lo cual las primeras medidas han de estar encaminadas   a   erradicar   las   políticas neoliberales y las puertas giratorias que lo sustentan.