Usted está aquí: Inicio Artículos ¿Democracia sin sindicatos? Trabajadoras en DHL-Mercedes dicen NO a una doble escala

¿Democracia sin sindicatos? Trabajadoras en DHL-Mercedes dicen NO a una doble escala

23/10/2018
El trabajo de Jon Las Heras que tienes entre manos cuenta el proceso de negociación del convenio de DHL-Mercedes. Pero no se limita a ser una simple crónica de una negociación. También es una crónica del odio. El capitalismo odia todo lo que limite su poder: la democracia, el sindicalismo y el contrapoder.

D41 DHL-MercedesLeer el documento completo

Prólogo

Unai Martínez, secretario general de la federación Industria eta Eraikuntza de ELA

Jon Las Heras analiza en profundidad lo que encierra el concepto de "nueva cultura de empresa” y revela cómo las empresas vacían de contenido  términos como “democracia” y “libertad”.

Quiero dedicar en este prólogo algunas palabras a las personas que se dedican a organizar a las trabajadoras y trabajadores en las empresas. Históricamente la izquierda ha solido tener numerosos símbolos y líderes; necesitamos referentes. Pero con frecuencia se habla mucho de la emancipación obrera o de los pueblos sin fijarse en lo que esa clase obrera o esos pueblos hacen en su día a día.

En los periódicos, publicaciones y canales de televisión hay referencias a la precariedad o a los conflictos laborales, pero el trabajo que las personas desempeñan en las empresas no suele salir a la luz. Y son precisamente ellas las que llevan a la práctica las ideas de la izquierda y del contrapoder. Son la primera barricada contra el capitalismo, además en condiciones muy desiguales, porque se tienen que organizar contra quienes pagan su  salario y el de sus compañeros  y compañeras. Por no citar la legislación, que está cortada a medida de la dirección de las empresas.

Me ha gustado leer desde joven. Para poder profundizar en la ideología crítica y anticapitalista y construir un mundo diferente es imprescindible alimentarse de los escritos y del pensamiento de personas diferentes. Pero confieso que las lecciones más importantes me las han dado las experiencias cotidianas de los delegados y delegadas de ELA.

Este documento refleja lo ocurrido durante largos meses, de manera intensa pero breve. La empresa empleó todos los medios a su alcance para lograr sus objetivos: Representantes sindicales, afiliados y afiliadas de ELA tuvieron que pasar ocho horas al día soportando el ataque de la dirección de la empresa. Sufrieron presiones en el trabajo, en la cadena de producción. Aclarando las dudas y despejando temores de sus compañeras y compañeros. Respondiendo al individualismo con el pensamiento colectivo.

Al día siguiente de que acabara la negociación de DHL hubo en la facultad de Letras de Gasteiz una asamblea de delegados y delegadas de industria, centrada en la negociación colectiva.

edimos a Mar, delegada de DHL, que subiera al estrado para explicarnos el desarrollo de la negociación. Nos costó, porque decía estar avergonzada. A lo largo de su explicación las personas presentes tuvimos ocasión de cabrearnos, alegrarnos y hasta de reír. Al final dimos un fuerte aplauso a Mar como representante de una sección sindical que había vencido a una poderosa multinacional.

El destino no está escrito. Tenemos que construir la alternativa que haga frente al capitalismo. La izquierda necesita a referentes como Mar. Si lo olvida, y empieza a enmarañarse en la competitividad y la ideología de la “nueva cultura de empresa”, la clase trabajadora le dará la espalda. EE UU, Brasil, Italia, Francia...