Usted está aquí: Inicio Artículos Coste laboral por hora y salario mínimo: grandes diferencias

Coste laboral por hora y salario mínimo: grandes diferencias

20/05/2015
El Instituto Europeo de Estadística (Eurostat) ha publicado los datos de costes laborales por hora de la Unión Europea correspondientes a 2014. En ellos, se observa cómo en 2014 el dato de Hego Euskal Herria es de 25,33 euros la hora, siendo apenas 0,76 euros más por hora trabajada que la media de la Unión Europea (24,6 euros); sin embargo, está 3,67 euros por debajo del coste medio de la Eurozona (29 €).

Documento completo: Boletin del Gabinete de Estudios nº41

 

El Instituto Europeo de Estadística (Eurostat) ha publicado los datos de costes laborales por hora de la Unión Europea correspondientes a 2014. En ellos, se observa cómo en 2014 el dato de Hego Euskal Herria es de 25,33 euros la hora, siendo apenas 0,76 euros más por hora trabajada que la media de la Unión Europea (24,6 euros); sin embargo, está 3,67 euros por debajo del coste medio de la Eurozona (29 €).

 

 

En concreto, tanto la CAPV (con 26 euros por hora trabajada) como la CFN (23,3 euros la hora) se encuentran inmediatamente por encima y debajo, respectivamente, de la media de la Unión Europea (que engloba a 28 países) pero ambos por debajo de la media de la Eurozona (conformada por 19 países).

Además, se observa que países como Irlanda (29,8 euros la hora) o Finlandia (32,3 euros la hora) tienen unos costes laborales muy por encima de los que tenemos en Hego Euskal Herria, o que el Estado francés tiene unos costes más elevados que los nuestros (9,26 euros por hora más).

De hecho, los países con mayores costes laborales son el Estado francés (34,6 euros), Holanda (34), Finlandia (32,3), Austria (31,5) y Alemania (31,4). No es casualidad que estos países sean los que mejores condiciones y calidad de vida tienen. Por contra, los menores costes laborales se concentran en los países del sur y este de Europa, donde las condiciones de vida no son tan favorables.

Es evidente que los lugares más "competitivos" no son los de bajos salarios. No debemos centrar nuestros esfuerzos en rebajar los costes laborales con la excusa de la competitividad: hemos de mejorar las condiciones y calidad de vida de todas las personas mediante, en este caso, la mejora de los salarios; para que así pueda generarse un mejor estado de bienestar. Es más, si nos fijamos en los casos de mayor éxito dentro de la Unión Europea (como son los países germánicos, nórdicos y francos) veremos que todos ellos tienen costes laborales superiores a los nuestros, por lo que si queremos seguir algún ejemplo, deberemos seguir el suyo. En ningún caso podemos aplicar las condiciones laborales de los países con menores costes, dado que reducir los mismos no hace más que empeorar las condiciones socioeconómicas, en cuanto se reduce la demanda interna y la producción, lo cual genera una espiral de rebajas de la que no se puede salir.

Por otra parte, el Eurostat también ha publicado los datos del Sueldo Mínimo Mensual legal de 2014. Si bien hay que destacar que no todos los países tienen establecido por ley un sueldo mínimo, se pueden distinguir tres tipo de estados dentro de la Unión Europea en base al salario mínima legalmente establecido.

Así, los del primer bloque tienen un salario mínimo mensual superior a los 1.379 euros, siendo todos ellos países del norte y oeste de Europa. Mientras, los del bloque intermedio se encuentran en el rango que va desde los 589 euros de Portugal hasta los 757 del Estado español (calculado en base a prorratear las 14 pagas de 648 euros a 12 meses), siendo todos ellos países del sur de Europa; los que menor salario mínimo mensual tienen son todos países del este y su mínimo es inferior a los 410 euros al mes.
    

No es casualidad que los países con menor sueldo mínimo mensual sean los países más empobrecidos de toda la Unión Europea, países que tienen niveles y calidad de vida menores que el resto.

A la hora de comparar el sueldo mínimo mensual del Estado español, se observa cómo el vecino del norte tiene un mínimo de casi el doble: 1.458 euros del Estado francés frente a los 757 euros del español.

Incluso haciendo la comparativa entre el Estado español y el Reino Unido, dado que ambos tienen unos costes laborales por hora muy similares (21,3 y 22,3 euros respectivamente), el sueldo mínimo varía considerablemente dado que el Reino Unido tiene un mínimo de 1.379 euros (un 82% mayor). Con este dato se constata que establecer un sueldo mínimo mensual más elevado mejora la igualdad y equidad, pero no aumenta los costes laborales.

Además, el salario mínimo mensual del Estado español no garantiza unas condiciones de vida por encima del umbral de pobreza, como tampoco proporciona un poder adquisitivo aceptable. Por ello, se debería establecer un sueldo mínimo que permita a todos los trabajadores vivir por encima del umbral de pobreza.

Por último y a modo ilustrativo, cabe destacar que el sueldo mínimo mensual de países como Eslovenia o Irlanda es superior al del Estado español.